El canciller de Austria, Sebastian Kurz, dimite tras ser acusado de corrupción

La Fiscalía investiga el presunto desvío de fondos públicos hacia su partido

10.10.2021 | 00:11
El jefe del Gobierno de Austria, Sebastian Kurz, anuncia su dimisión durante una rueda de prensa ayer en la Cancillería de Viena (Austria). Foto: Efe

viena – El canciller austriaco, Sebastian Kurz, anunció ayer su dimisión como jefe del Gobierno en medio de la crisis provocada por las acusaciones de corrupción, aunque mantendrá sus aspiraciones políticas. Los Verdes, socios de coalición de Kurz, habían exigido su dimisión para seguir en el Gobierno. "Nuestro socio de coalición ha decidido adoptar una postura clara en mi contra", afirmó Kurz en una rueda de prensa televisada. Por ello considera que están en una situación de "callejón sin salida" pese a que "la pandemia no ha terminado aún, la crisis económica apenas acaba de empezar y sería irresponsable una deriva hacia el caos durante meses". Por eso anunció su dimisión "anteponiendo los intereses del país a los míos" y haciendo un llamamiento a la "estabilidad y responsabilidad". Su puesto lo ocupará el ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Schallenberg, anunció Kurz en su breve comparecencia, en la que no se admitieron preguntas.

Tras la rueda de prensa, la ministra de Agricultura, Elisabeth Koestinger, considerada muy cercana a Kurz, subrayó que éste está dando "un paso a un lado" y que se mantendrá al margen de la política "hasta que las acusaciones se aclaren". Kurz y otras nueve personas están acusadas de desviar fondos públicos a la empresa de prensa para impulsar sus aspiraciones políticas. En la última semana, la Fiscalía ha registrado varias sedes oficiales. Como consecuencia del escándalo, Los Verdes, socio minoritario del Gobierno de Kurz, han pedido su dimisión y estaba prevista una moción de censura para el próximo martes que ahora depende de la decisión de Los Verdes, que podrían optar por dar continuidad al Gobierno con el Partido Popular Austriaco (OVP) de Kurz ya sin él al frente.

Mientras, el Partido Socialdemócrata de Austria (SPO) prepara una coalición a cuatro bandas que incluiría al polémico partido ultraderechista Partido de la Libertad de Austria (FPO). La líder socialdemócrata, Pamela Rendi-Wagner, defendía antes de conocer la dimisión de Kurz la posibilidad de renunciar a su compromiso de no colaborar con el FPO porque "situaciones extraordinarias requieren medidas extraordinarias", según declaraciones a la cadena pública ORF. Además del FPO, la coalición incluiría a Los Verdes y al partido liberal NEOS.

Antes de la dimisión, el OVP rechazó ayer la propuesta de Los Verdes de impulsar la aprobación de unos nuevos presupuestos. El vicecanciller y líder ecologista Werner Kogler, explicaba que, aunque la crisis provocara la caída del Gobierno, "no hay nada que impida que haya una decisión sobre los presupuestos".

Proyectos estratégicos como las inversiones en transporte público, la nueva financiación para escuelas infantiles, la digitalización de los colegios y la compra de vacunas contra el coronavirus dependen de la aprobación de las cuentas públicas, recordó Kogler. "Tenemos una responsabilidad. Saquemos esto adelante", argumentó.

noticias de noticiasdealava