La mitad del país quiere salir de la UE

El coronavirus acentúa el creciente euroescepticismo en Italia

El porcentaje de ciudadanos a favor de abandonar la Unión Europea pasa del 29% al 49% en cinco meses

14.04.2020 | 22:58
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, advierte de que "la existencia de la UE está en peligro". Foto: Efe

bruselas – Una de las consecuencias inmediatas que deja la pandemia en Italia, el país europeo más golpeado por el virus, es el aumento de desafección con el proyecto comunitario. El 49% de los italianos votaría a favor de abandonar la UE, 20 puntos por encima que cuatro meses atrás, según una encuesta de Tecnè. Mientras el euroescéptico Matteo Salvini busca su hueco en la crisis, los todavía más a la extrema derecha Hermanos de Italia suben en las encuestas.

Giuseppe Conte, primer ministro italiano, es uno de los líderes europeos que más referencias emocionales emite sobre la Unión Europea en medio de la crisis global del coronavirus. "La UE se la juega", "tiene una cita con la historia de la que no puede fallar" o su "existencia está en peligro" son algunas de las advertencias que lanza en los medios europeos durante la última semana.

Otro sondeo liderado por Dire revela que el 88% de los italianos sienten que Europa no está ayudando lo suficiente a su país en esta crisis, mientras que el 67% ver la permanencia en la UE como una desventaja.

El país transalpino fue el primero Estado de Europa en sufrir el covid-19. Líderes como Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, o Emmanuel Macron, presidente de Francia, han reconocido que la crisis pilló a los países europeos con el pie cambiado y con falta de material. Tardaron en reaccionar y el que más lo sintió fue Italia.

La jefe del Ejecutivo comunitario pidió perdón a Roma. "Podría haberlo hecho antes. Todo lo que estamos recibiendo de Europa son palabras y humo: nada sustancial", escribía en respuesta Salvini, líder de la ultraderechista Liga. El asesor económico del partido ultra llegó a colgar en Facebook una fotografía de un soldado nazi junto a la frase "Alemania es tu amigo (€) El tiempo pasa, pero las prácticas son las mismas".

La ultraderecha La formación de Salvini continúa de cabeza en las encuestas, pero Hermanos de Italia, más en la extrema derecha que la Liga, ya se posiciona como segunda fuerza política. Antes de la irrupción del coronavirus, la Liga luchaba por forzar unas elecciones anticipadas aprovechando los vientos de cara en las encuestas. Pero la crisis está dejando desubicado al exministro de Interior. Su formación gobierna la región de Lombardía, que es de las más sacudidas en Europa por el covid-19. Hermanos de Italia, sin embargo, no se encuentran en ningún gobierno, por lo que están aprovechando el momentum para hacer una oposición cómoda y dura comiendo el terreno de la Liga.

Por su parte, el primer ministro Conte, reconvertido en político a la fuerza, también ha aumentado su popularidad por la gestión de la pandemia. En términos europeos, Italia se ha convertido en el país de referencia en oposición a la ortodoxia de los frugales. De momento, ha aceptado el acuerdo del Eurogrupo que plantea la utilización del Mede, el fondo de rescate creado en la crisis de 2008. Este mecanismo crea mucha tensión y polémica en Italia, que se dirige a una de las peores recesiones del último siglo. Conte ya ha advertido de que abogará en la cumbre del próximo 23 de abril por conseguir los llamados coronabonos.

Sin embargo esta opción todavía no cuenta con el apoyo de suficientes Estados. El fracaso en torno a los coronabonos amenaza con aumentar todavía más la desafección de los italianos por las instituciones comunitarias. La canciller alemana Angela Merkel así lo advirtió en 2012: "No habrá mutualización de deuda mientras yo viva".

Durante las elecciones de 2018, Italia se convirtió en el primer Estado fundador en votar en las urnas a favor de una mayoría euroescéptica con el Gobierno frankenstein formado por la ultraderechista Liga y el antisistema Movimiento 5 Estrellas. Los grillinos cambiaron de aliado poco después y dieron la mano al Partido Democrático.