La covid-19 reabre la ruta migratoria desde Senegal al archipiélago canario

El fenómeno evoca a la ‘crisis de los cayucos’ de 2006 donde, al igual que ahora, huían por falta de trabajo

14.11.2020 | 01:19

Dakar – Los devastadores efectos de la covid-19 están empujando a cientos de jóvenes a salir desde la costa senegalesa rumbo a Canarias. Un fenómeno que evoca la crisis de los cayucos de 2006, cuando casi 32.000 personas llegaron a las islas desde Senegal, Mauritania y Marruecos.

Txema Santana, técnico de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, asegura que "desde septiembre de 2020 se han incorporado a la ruta personas afectadas económicamente por la pandemia, principalmente procedentes de Senegal".

La encargada del programa sobre migración en la oficina de la Fundación Rosa Luxemburgo en África, Fatou Faye, indica que la gente comenzó a salir desde las costas de Senegal a principios de mayo. Entonces "no alarmó a nadie, pero ya había embarcaciones que salían y llegaban a buen puerto", matiza.

Esta experta recuerda que en aquel entonces los senegaleses se subían a los cayucos debido a la falta de empleo. "Esta vez también es la falta de empleo", pero "son las consecuencias de la covid-19 lo que se percibe en estas salidas", puntualiza.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Africanos de Canarias (FAAC), Mame Cheikh, declara que el motivo de las huidas en barco es la pandemia, que también ha afectado al turismo en Senegal, que emplea a unas 100.000 personas, tras el cierre de fronteras el 20 de marzo.

"Pero lo más importante, la causa es lo que siempre decimos: que la juventud africana está en el país de origen sin opciones, sin expectativas y salen para buscar otro futuro y oportunidades", subraya Cheikh.

La criminalización de la migración irregular desde Agadez (norte de Níger), desde donde se cruzaba a Libia y Argelia y de allí a Marruecos, con la ley aprobada en 2015 por el Gobierno nigerino y que prevé hasta 30 años de cárcel, desvió y aumentó los flujos migratorios subsaharianos desde 2016 hacia Marruecos a través de Mauritania.

"Si Libia es más difícil, si Marruecos se complica, si con la covid-19 las fronteras no están oficialmente abiertas, concluye Doumbia, es de esperar que otra ruta sea utilizada".