El responsable del plan contra el covid cree que "las restricciones son cortas"

Ignacio Garitano prevé "cuadros cada vez más graves, hospitalizaciones más largas y más ingresos en las UCI"

12.08.2020 | 23:14
Varias personas toman algo en una terraza. Foto: Oskar González

vitoria – Las autoridades sanitarias vascas siguen lanzando un SOS sobre la crítica evolución de la pandemia que ha infectado a más de 27.000 vascos y se ha cobrado la vida de 1.636 personas en Euskadi. Así, el coordinador del Plan de Vigilancia y Control de la Pandemia de covid-19, Ignacio Garitano, consideró ayer que, desde el punto de vista sanitario, "no cabe duda de que las medidas restrictivas establecidas son cortas". "Lo que pasa es que los médicos no vivimos solos en la sociedad, hay muchos sectores que también tienen que tener su respiro económico y esto es una lucha de intereses", reflexionó.

En una entrevista concedida a Onda Vasca, corroboró que "es cuestión de tiempo llegar a lo mismo que se ha visto antes con cuadros cada vez más graves, ingresos cada vez más largos y cada vez más ingresos en UCI" y "lógicamente, la punta del iceberg, fallecimientos". Hay que señalar que Osakidetza certificó ayer la muerte de cinco personas en la última semana, que han muerto por covid-19 como causa directa.

El epidemiólogo ratificó las palabras de la consejera de Salud, Nekane Murga, al asegurar que "estamos absolutamente inmersos en la segunda ola". Asimismo sostuvo que "no hay ninguna evidencia de que el virus esté atenuado o sea más suave, ninguna". "Si tenemos pocos casos comparados con antes, y afectan a gente joven, es muy difícil que veamos cuadros graves, pero esto es cuestión de tiempo. Si siguen aumentando los contagios y van afectando a franjas de edad más avanzadas porque convivimos con nuestros padres y nuestros abuelos, volveremos a ver lo mismo que hemos visto antes", sentenció.

Garitano manifestó que esperaban brotes porque es "la historia natural de esta enfermedad", al tratarse de una patología "bastante contagiosa y bastante leve en la mayoría de la gente, de manera que te contagias y casi no te das cuenta y sigues contagiando", explicó.

La normalidad, error garrafal El médico gasteiztarra de Atención Primaria, que ha trabajado también como ginecólogo en el Hospital de Txagorritxu, manifestó que la ciudadanía ha intentado hacer "vida normal como si no existiera la enfermedad y eso es un error garrafal". Porque la virulencia de este patógeno, nos obliga a poner los pies en el suelo y a no bajar, en ningún momento, la guardia. Así, precisó que hay acostumbrarse "a vivir de otra manera hasta que el panorama cambie". "Se puede llevar una placentera vida veraniega en una terraza tomando algo, sin tener que meterse en situaciones de riesgo ni arriesgar la vida de los demás".

Garitano también reconoció que la segunda oleada azota al Sistema Vasco de Salud en un momento muy delicado ya que el personal sanitario se encuentra agotado por el esfuerzo realizado. "Todo el mundo está bastante cansado y curiosamente no a todo el mundo le ha dado tiempo a cogerse vacaciones. Nos ha llegado una segunda ola en un momento en el que la mitad de la plantilla no ha tomado vacaciones y sigue muy cansada, eso va a ser el reto", advirtió.

Sobre el sistema de vigilancia y control de las personas infectadas, declaró que "es fiable pero lo que no se puede maquillar es la gente que llega a un hospital". "Y los pacientes ingresan tengas un sistema de vigilancia bueno o tengas uno malo".

En este sentido, expuso que las hospitalizaciones subieron "de manera exponencial" en la primera ola y, sin embargo, en la actual oleada, "la pendiente no es la misma, es mucho más plana". No obstante, ve probable "que el pico se alcance antes" y "también es probable que dure bastante".

Cuestionado sobre el testeo masivo y sobre las pruebas que confirman si alguien padece algún contagio, comentó que "las PCR son absolutamente fiables lo que no quiere decir que funcionen al 100%". "Pero son el mejor instrumento para diagnosticar el coronavirus".

Garitano dibujó un panorama algo sombrío en relación a la confluencia, en otoño-invierno, del coronavirus y la gripe. "Nadie tiene ni idea de lo que va a suceder porque es una enfermedad nueva". Pero, a su juicio, "el covid va a ocupar mucho más espacio que la gripe". "Es posible que se quede como un catarro de invierno. Imagino que alguna de las vacunas funcionará y la gente mayor u otros grupos se vacunarán para prevenir el covid, pero la gripe mata a miles de personas y, curiosamente, no nos vacunamos todos de la gripe", destacó.

Por último, en relación a la vacuna anunciada por Rusia, subrayó que, en estos temas, hay que ser "muy prudentes". "Generalmente hay unos plazos que es casi imposible saltarse, aunque hagas todo perfectamente", aclaró. En esta línea, destacó que los países que "tienen menos transparencia, evidentemente generan recelos".

"No hay evidencias de que el virus esté atenuado o sea más suave, absolutamente ninguna"

ignacio garitano

Coordinador del Plan contra la pandemia