Manifestación en Baiona para denunciar la brutal agresión a un conductor de autobús

El conductor, que se negó a dejar subir al vehículo a varios jóvenes sin billete ni mascarilla, se halla en muerte cerebral

08.07.2020 | 22:00
Un momento de la marcha, con la imagen de Philippe Monguillot, el conductor agredido, con su esposa, arriba a la izquierda.

Una multitudinaria movilización ha recorrido las calles de Baiona para denunciar la brutal agresión sufrida por el conductor de un autobús. La marcha, secundada por más de 6.000 personas, ha estado encabezada por la esposa y familiares del la víctima, y ha tenido como punto final el hospital en el que se encuentra ingresado el conductor.

Cinco personas fueron detenidas el 6 de julio, horas después de la agresión que ha dejado en muerte cerebral al conductor que se negó a dejar subir en su vehículo a unos jóvenes que no tenían billete ni llevaban mascarilla.

En respuesta a la brutal agresión, los sindicatos de la red de transporte Chronoplus convocaron paros. La víctima de la agresión es un conductor de 58 años de edad y padre de tres hijos.



Los hechos sucedieron el domingo al mediodía en Baiona, en la parada de Balinchon, y el conductor está ingresado en un hospital en situación de muerte cerebral. Según fuentes sindicales, el conductor fue agredido por varios individuos porque se negó a dejarles subir en el autobús cuando intentaban acceder sin billete ni mascarilla y con un perro. El conductor se bajó del vehículo para impedirles el paso y, en ese momento, uno de los jóvenes le golpeó en la cabeza alcanzándole desde atrás.

Tras la agresión, se celebró una reunión entre el alcalde de Angelu y presidente del sindicato de movilidad de Iparralde Adour, Claude Olive, el alcalde de Baiona, Jean-René Etchegaray, la dirección de Chronoplus y los tres principales sindicatos. A la salida de la reunión, los participantes se comprometieron a adoptar medidas rápidas para evitar situaciones parecidas en el futuro.

El alcalde de Baiona lamentó los hechos sucedidos el domingo y denunció que la agresión supone un "acto de barbarie". Las autoridades han habilitado una célula de apoyo psicológica en el hospital de Baiona para ayudar a los compañeros del conductor agredido.