La bancada socialista no respetó la distancia social

El PSOE no respetó el tope de asistencia de diputados al hemiciclo, fijado en la mitad de los escaños de cada grupo

29.07.2020 | 23:52

madrid – La asistencia ayer de diputados y de algunos senadores socialistas al hemiciclo durante el pleno del Congreso de los Diputados, que llenaron la bancada del PSOE, provocó un duro intercambio de reproches en la Cámara. PP, Vox y Ciudadanos denunciaron que el grupo socialista no respetó el tope de asistencia de los diputados al hemiciclo, fijado en la mitad del número de escaños de cada grupo, a pesar de las recomendaciones de mantener la distancia entre personas para prevenir contagios de coronavirus.

La dirección parlamentaria del PSOE explicó que la comunicación de que irían sus diputados se hizo a la Mesa del Congreso en tiempo y forma. La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, explicó en el hemiciclo, a raíz de la protesta del portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal, que no existe en el reglamento ningún artículo que prohíba a los diputados asistir a los plenos.

Al producirse una asistencia que hacía imposible mantener la distancia de seguridad, Batet recordó que el uso de la mascarilla era obligatorio durante el pleno. Todos los parlamentarios presentes en el hemiciclo llevaron la mascarilla puesta.

El primer grupo en denunciar el grado de asistencia de diputados del PSOE fue el PP a través de Twitter. "El grupo socialista se salta el acuerdo sanitario sobre la asistencia a los plenos –cada grupo podría estar representado presencialmente sólo al 50%– y trae a todos sus diputados al debate sobre el Consejo Europeo", escribe el PP en su cuenta oficial, y apostilla: "Sánchez necesita muchos aplausos".

El secretario general del grupo socialista, Rafael Simancas, acusó al PP de "falsear la realidad" y recordó el partido de Pablo Casado fue el primero en incumplir el acuerdo entre portavoces sobre el tope asistencial en tiempos de pandemia. Hace pocas semanas hubo en el hemiciclo más diputados del grupo popular que lo pactado, lo que llevó a su dirección parlamentaria a pedir a algunos que se ausentaran, como confirmaron fuentes de esta formación.

Bal expresó sus protestas en el hemiciclo y pidió a Batet que vele por el decreto ley de "nueva normalidad" y exija el mantenimiento de la distancia, además del uso de la mascarilla. "Difícilmente podemos pedir a la gente que cumpla las normas si nosotros no las respetamos", añadió. El líder de Vox, Santiago Abascal, hizo hincapié en la falta de "decoro" que supone el lleno de la bancada del PSOE.

Desde que irrumpió la pandemia, los portavoces parlamentarios han venido pactando entre ellos un nivel de asistencia por seguridad sanitaria. Al principio fue del 30% y luego del 50.