Sánchez "engrasa" su maquinaria gubernamental

El presidente se lleva a sus 22 ministros a una finca de Toledo para perfilar su agenda legislativa

09.02.2020 | 06:25
Los ministros acompañan a Sánchez durante la sesión fotográfica en Quintos de Mora.

TOledo - Se avecinan tiempos de "optimismo y gran dinamismo legislativo", según Pedro Sánchez. Por lo que el presidente del Gobierno recluyó ayer en una finca de Quintos de Mora (Toledo) a sus 22 ministros para empastar la acción gubernamental del primer ejecutivo de coalición de la historia y, de paso, ir perfilando el calendario legislativo de los primeros meses de la nueva legislatura. Ya desde su nombramiento, Sánchez apuntó a mantener la coherencia entre los miembros de PSOE y Unidas Podemos. Y la jornada vino a "engrasar" la relación política y personal de los miembros de su gabinete.

"Iniciamos la reunión en Quintos de Mora -una finca propiedad del Estado y a la que Sánchez ya llevó a sus ministros en el arranque de la legislatura anterior- con todos los ministros y ministras para abordar las grandes transformaciones que España necesita, la estabilidad presupuestaria y la agenda legislativa", escribió el presidente en Twitter sobre una jornada a la que no faltó ningún miembros de su gabinete. La agenda legislativa del trimestre, pero especialmente el contexto económico y la estabilidad presupuestaria, fueron los temas abordados durante la mañana. Por la tarde, y antes de finalizar el cónclave a las 19.00 horas, los asuntos tratados versaron sobre las "grandes transformaciones" a las que se enfrenta el gabinete bicolor PSOE-UP, asuntos tales como el crecimiento económico, la igualdad, la cohesión territorial, la transición ecológica, la ciencia y la digitalización y la justicia social.

Sánchez ya ha empleado este emplazamiento en anteriores ocasiones, tal y como lo hicieron otros presidentes como Aznar o Rajoy en el pasado. Pero, en esta ocasión, la jornada -que tuvo en la presencia de responsables de Unidas Podemos su mayor novedad- también sirvió para que los ministros pudieran mantener un contacto más fluido. De hecho, el propio presidente ya advirtió a su socio de que el Consejo de Ministros mantuviera una coherencia discursiva más allá de las divergencias ideológicas que pudieran ir surgiendo, más si cabe cuando su equipo está formada por dos formaciones.

Por último, Sánchez señaló que "se abre un tiempo de optimismo, muy esperanzador, de gran dinamismo legislativo. Todo ello en medio de un calendario político de gran intensidad". Y emplazó a que el Gobierno "trabaje por el futuro de nuestros jóvenes, ellos son los grandes paganos de la precariedad, la exclusión y la pobreza provocadas por la crisis y los recortes. Por el futuro de nuestros hijos e hijas", concluyó.