Solo uno de cada seis diputados renunció a la tarjeta taxi

El Congreso gastó 133.433 euros en este concepto en la legislatura fallida

30.12.2019 | 06:20

madrid - Solo 58 de los 350 diputados del Congreso, lo que supone apenas la sexta parte de la cámara, renunció la pasada legislatura a la tarjeta personalizada por valor de 3.000 euros al año que el Congreso pone a disposición de sus señorías para desplazarse en taxi en el ámbito de Madrid. El coste de estas tarjetas depende del uso que se haga de ella, ya que es una ayuda finalista y el Congreso solo abona los viajes que el parlamentario haya realizado. Lo único fijado es el precio máximo por diputado, 3.000 euros al año, lo que supone una media de 250 mensuales.

En los apenas cuatro meses que van desde el inicio de la pasada legislatura (el 21 de mayo) hasta el pasado 24 de septiembre, fecha en la que el Congreso quedó disuelto con motivo de la convocatoria de las elecciones del 10 de noviembre, un total de 292 diputados contó con este abono taxi, lo que supone el 83% del hemiciclo. Se trata de 103 de los 123 diputados del PSOE; 63 de los 66 del PP; 56 de los 57 de Ciudadanos; 19 de los 42 de Unidas Podemos; 19 de los 24 de Vox; 13 de los 14 de ERC -el decimoquinto, Oriol Junqueras, tenía sus derechos suspendidos al estar en prisión-, los seis del PNV y 13 del Grupo Mixto, según los datos del Congreso.

Eso significa que en la pasada legislatura, que se extendió durante siete meses, únicamente 58 diputados, el 16,5%, renunciaron a solicitar la tarjeta de taxi: 10 del PSOE, tres del PP, uno de Ciudadanos, cinco de Vox, dos de ERC -uno de ellos, Junqueras- y cuatro del Grupo Mixto -incluyendo los tres presos de JxCat, Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull-. Fue por tanto Unidas Podemos el grupo en el que más diputados desecharon la tarjeta: 23 renuncias -el 54% de la formación capitaneada por Pablo Iglesias- frente a los 19 que sí la demandaron.

En total, el Congreso afrontó un gasto de 133.433 euros para pagar estos viajes en taxi, lo que representa una media de 33.000 euros al mes. Y eso pese a que esta legislatura tuvo una actividad parlamentaria limitada ya que sufrió parones por las elecciones autonómicas y europeas y los dos meses de verano, y apenas se celebraron media docena de sesiones plenarias al margen de la constitutiva y la fallida investidura de Sánchez.

Además del taxi, el Congreso cubre a los diputados los gastos de transporte en medio público, así como los gastos derivados del aparcamiento en estaciones de tren y aeropuertos. Se trata de un reembolso de gasto, es decir, no se facilita una cantidad al parlamentario, sino que se le abona directamente el billete a la empresa transportista. Si lo que usan es su propio automóvil para el cumplimiento de sus funciones parlamentarias, se les abona 25 céntimos por kilómetro así como, en su caso, los importes de los peajes de autopistas, siempre con la debida justificación. En esta legislatura fueron 139 los diputados que solicitaron ayuda por kilometraje por un total de 97.130,75 euros. - E. P.