EEUU retira su último portaaviones en Oriente Medio

La maniobra sorprende a los analistas por las crecientes tensiones entre Washington y Teherán

01.01.2021 | 23:14

washington – El Pentágono anunció ayer la retirada del único portaaviones de la Armada que aún tenía desplegado en Oriente Medio, una medida que confundió a algunos observadores en plena escalada de las tensiones con Irán. La decisión llega en un momento en el que Washington teme que Irán pueda lanzar un ataque contra objetivos estadounidenses en Irak o en otro punto de Oriente Medio, con motivo del primer aniversario del asesinato por parte de EEUU del comandante de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimaní.

El secretario interino de Defensa de EEUU, Chris Miller, no mencionó a Irán al anunciar en un comunicado la retirada del portaaviones USS Nimitz, que llevaba desplegado casi diez meses en Oriente Medio.

"El secretario aprecia el trabajo duro, el compromiso y la flexibilidad de los más de 5.000 marineros y marines del grupo de portaaviones Nimitz, que proporcionaron apoyo aéreo a las operaciones contra terroristas en Irak y Afganistán" entre otras misiones, dijo en la nota el portavoz de Miller, Jonathan Rath Hoffman.

El USS Nimitz también sirvió de apoyo a tropas estadounidenses desplegadas en Somalia, y estaba previsto que su misión terminara este mes, pero se alargó hace unas semanas debido a las tensiones con Irán.

amenaza de ataques La decisión de devolverlo a la costa oeste de EEUU llega un día después de que un grupo de bombarderos B-52 de la Fuerza Aérea volaran directamente desde el país al Golfo Pérsico en un intento de disuadir a Irán de lanzar cualquier ataque contra objetivos estadounidenses.

El presidente saliente estadounidense, Donald Trump, aseguró la semana pasada en Twitter que había escuchado "rumores de ataques adicionales contra estadounidenses en Irak", y afirmó que si mataban a algún estadounidense, consideraría "responsable a Irán".

Los temores a un ataque iraní tienen que ver con el primer aniversario, el próximo 3 de enero, del asesinato por parte de EE.UU. del comandante iraní Soleimaní en un bombardeo selectivo cerca de Bagdad.