Reto de futuro

La energía solar será la protagonista de los mercados eléctricos mundiales

El impacto de la crisis del covid-19 en el sector energético varía en función del combustible

28.10.2020 | 00:11
Vista del parque solar Ekian en Rivabellosa, el día de su inauguración.

VITORIA – La crisis del coronavirus ha causado el mayor golpe de la historia reciente a la economía y las cicatrices en la demanda energética van a ser duraderas, y su evolución en los próximos años dependerá en gran medida de cómo se afronte la pandemia, según la Agencia Internacional de la Energía, que anticipa una caída del 5% de la demanda global de energía en 2020 y advierte de que no recuperará sus niveles precrisis antes de 2023 e incluso podría retrasarse hasta 2025 si el control de la enfermedad y la normalización de la economía tardan más de lo previsto.

La agencia estima en su informe Perspectiva Mundial de la Energía que la demanda global de energía se reducirá un 5% en 2020, lo que permitirá rebajar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía en un 7%, mientras que las inversiones en energía caerán un 18%. No obstante, subraya que el impacto de la crisis varía sustancialmente en función del combustible, ya que las caídas estimadas del 8% en la demanda de petróleo y del 7% en el uso del carbón contrastan fuertemente con un ligero aumento en la contribución de las renovables. En el caso del gas natural, la reducción en la demanda se calcula en alrededor del 3%, mientras que la demanda global de electricidad parece descender en un 2% relativamente modesto para el año.

En este sentido, la institución considera que las políticas implementadas en respuesta a la crisis del coronavirus cuentan con el potencial de "remodelar el futuro de la energía", señalando que la demanda mundial de energía recuperaría los niveles previos a la crisis a principios de 2023. Sin embargo, esto no sucederá hasta 2025 en caso de una pandemia prolongada, en el que el crecimiento más lento de la demanda reduce las perspectivas de los precios del petróleo y el gas en comparación con las tendencias anteriores a la crisis. En este escenario menos optimista, "la economía global regresa a su tamaño anterior a la crisis solo en 2023, y la pandemia marca el comienzo de una década con la tasa más baja de crecimiento de la demanda de energía desde la década de 1930", advierte la agencia.

En cualquiera de los escenarios, el ente destaca que las energías renovables serán las grandes protagonistas, particularmente en el caso de la energía solar, como consecuencia de las medidas de apoyo y el desarrollo de las tecnologías.

Pone de manifiesto que la energía solar fotovoltaica es ahora consistentemente más barata que las nuevas plantas de energía alimentadas con carbón o gas en la mayoría de los países. De este modo, según su escenario de políticas declaradas, las energías renovables cubrirían el 80% del crecimiento de la demanda mundial de electricidad durante la próxima década. La energía hidroeléctrica seguirá siendo la mayor fuente renovable, pero la energía solar es la principal fuente de crecimiento, seguida de la energía eólica terrestre y marina.

De hecho, en los dos escenarios planteados por la AIE, la demanda de petróleo seguirá creciendo hasta tocar techo en la década de 2030. En el caso del carbón, pronostica que la demanda "no volverá a los niveles anteriores a la crisis, mientras que su participación en el mix energético de 2040 se situará por debajo del 20% por primera vez desde la Revolución Industrial.