Protesta

El comité de Tubacex atribuye los incidentes en Llodio a un "cambio de actitud" de la Ertzaintza

El comité estudiará la oferta de mediación del Gobierno Vasco, pero le reclama que "interceda realmente para que la empresa reconsidere el ERE"

24.02.2021 | 17:29
Miembros del comité de Tubacex, este miércoles en Bilbao

El comité de empresa de Tubacex ha atribuido los incidentes ocurridos este pasado martes en la planta de Llodio a un "cambio de actitud" por parte de la Ertzaintza respecto a sus anteriores movilizaciones, porque la postura de los trabajadores fue, como desde el 11 de febrero que iniciaron la huelga indefinida, "totalmente pacífica".

Así lo ha afirmado el secretario del comité, Eduardo Ibernia, minutos antes de que una representación de la plantilla se reuniera a mediodía en Bilbao con el director de Desarrollo Industrial del Gobierno Vasco, Mikel Amundarain, para pedir que el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente se involucre en la negociación ante los 150 despidos anunciados por la empresa.

En la reunión, el responsable de Industria ha ofrecido a los sindicatos que el Departamento haga labores de "mediación externa" con la dirección de la empresa para acercar posturas y se ha mostrado "dispuesto" a hablar con la empresa en ese sentido.

Los sindicatos, sin embargo, han calificado de "buenas palabras" el ofrecimiento, pero quieren verlas "traducidas a hechos" y han pedido una mayor implicación para que solicite a la dirección la retirada del ERE con los 150 despidos e interceda en la "defensa del empleo del país".

Igualmente, han trasladado a Amundarain que Industria hable con la dirección para que "contrasten" lo que los trabajadores les han transmitido, en el sentido de que la crisis es "coyuntural, no estructural y comprueben que no es mentira" lo que les están diciendo.

La labor de mediación ofrecida por el responsable de Industria ha sido calificada por la parte sindical de "recurso fácil para ellos". "Lo compramos, recogemos el guante, pero tenemos que valorar la reunión con el resto del comité antes de dar una respuesta, porque lo que queremos no es un mediador externo, sino que el Gobierno Vasco interceda realmente para que la empresa reconsidere el ERE", ha indicado.

Respecto a los incidentes, que se saldaron, según el Departamento de Seguridad de Seguridad con 13 agentes contusionados y tres personas detenidas, Ibernia ha recalcado que están en huelga desde el 11 de febrero "de manera pacífica, todos los días y algunos días, incluso con niños e hijos, con globos y confetis y jubilados de la empresa".

En este punto, ha remarcado que "las instrucciones del comité son que todo se haga de manera totalmente pacífica" y que este martes, los trabajadores se encontraban sentados en el suelo, y sin nada en la mano". "Porque nos acusan de tener piedras y no es cierto", ha denunciado.

En ese sentido, Ibernia ha atribuido los incidentes a que "ayer surgió un cambio de actitud por parte de la Ertzaintza, que varía respecto a las concentraciones de semanas anteriores y lo que nos encontramos al final es que no se nos dejó hacer nuestra reivindicación laboral".

El responsable del comité ha añadido que desde la parte de los trabajadores "también hubo compañeros contusionados, pero no se habla de ellos porque hay imágenes con trabajadores con heridas y con brechas, y también son ellos los que están sufriendo en sus carnes lo principal de esta problemática, y es que hay 150 despedidos encima de la mesa".

IMPLICACIÓN INSTITUCIONAL

El encuentro con el responsable del Departamento de Industria se celebraba este miércoles en el marco de una serie de rondas institucionales que los representantes sindicales han iniciado tras el anuncio de la dirección de la empresa de aplicar un ERE que supondrá el despido de 150 trabajadores de las plantas de la empresa en Llodio y Amurrio.

Ibernia ha explicado que acudían a esta reunión con un responsable de Industria con intención de recabar su postura actual y que "todas esas promesas que desde distintos ámbitos institucionales nos llegan, se conviertan en certezas".

Igualmente, han pedido al director de desarrollo industrial vasco "que se involucren de verdad en lo que este ajuste significa y en la problemática que representa, porque hoy es Tubacex, pero mañana puede ser cualquier empresa y en lo que esto genera en todo el país".

Tanto antes como durante la reunión mantenida con la representación del Departamento vasco de Industria, trabajadores de Tubacex se han concentrado en la plaza frente a la sede de SPRI en Bilbao, donde habían sido convocados para hacer el "mayor ruido posible" en defensa de sus empleos.

Los trabajadores portaban tambores, silbatos, bocinas, sirenas y carracas y la concentración se ha desarrollado con un dispositivo policial de agentes de la Ertzaintza custodiando la sede del edificio, que había sido acordonada.

PROPUESTA DE PREJUBILACIONES

Respecto a la reunión mantenida este pasado martes con la dirección de la empresa, el secretario del comité ha señalado que la dirección les trasladó "una oferta de medidas menos traumáticas que el despido, que se materializarían en alguna prejubilación y alguna baja voluntaria, pero que no cuantificaron de cuántas personas se hablaría".

Ante esa propuesta, el comité la irá analizando, pero se sigue en fase de negociación y cada uno mantiene hasta ahora sus posturas; y la del comité es que entienden que la empresa está ante una "crisis coyuntural, como ocurre en el resto de la sociedad derivada de la pandemia".

El comité plantea a la empresa la retirada del ERE que supone los 150 despidos y sustituirlo por la negociación de un ERTE temporal, porque desde el comité entienden que sus tiempos ahora van en el sentido de analizar las causas que originan esta situación, que "para nosotros son coyunturales, no estructurales".