Inteligencia artificial vasca para la eólica offshore

Euskadi cuenta con empresas que están desarrollando tecnología de primer nivel para la eólica marina

16.02.2021 | 23:55

BILBAO – Euskadi cuenta con un importante tejido industrial y tecnológico en energías renovables, y en especial en la eólica aunque en la offshore tradicional, la anclada al lecho marino, pese a contar con tecnología todavía no hay un importante proceso de industrialización en todas las áreas como recuerdan los directivos de Siemens Gamesa que consideran que Euskadi tienen capacidad para ser un mayor proveedor.

Pero Euskadi cuenta con tecnología para poder competir en un futuro inmediato en este área, incluida la inteligencia artificial. Al menos eso considera la multinacional Microsoft que ha becado un proyecto vasco denominado MarIA, una plataforma para el estudio del comportamiento de turbinas eólicas flotantes, que tiene como objetivo optimizar su diseño para maximizar la producción de una energía limpia, clave de cara a combatir el cambio climático.

El proyecto está liderado por Jesús María Blanco, profesor en el Departamento de Ingeniería Energética en la UPV-EHU; Gregorio Iglesias, profesor de Energía Eólica Marina en la University College Cork en Irlanda; y Lander Galera, estudiante de Doctorado en el programa de doctorado Ingeniería Física en la Universidad del País Vasco. Su actividad investigadora se enmarca en el seno del JRL-ORE (Joint Research Lab. – Offshore Renewable Energy), formado por la UPV, Tecnalia y BCAM .

Y Euskadi quiere perfilarse -ya está haciéndolo- como el laboratorio de I+D, la ingeniería y el taller del sector eólico en especial offshore flotante porque no hay que olvidar que la industria eólica en Euskadi emplea a más de 15.000 personas, casi 1.000 dedicadas a la I+D, con un centenar de empresas implicadas y que antes del covid facturaban más de 7.000 millones de euros. El sector eólico vasco está ya más que consolidado, y es pieza clave en el suministro de componentes en muchos parques, pero ya ha empezado a mirar en la eólica flotante que tiene un mayor potencial de futuro. Así se han puesto en marcha iniciativas como DemoSATH, con Saitec y RWE, entre otros; y el proyecto Flow desarrollado por un consorcio con Nautilus, Iberdrola, Murueta, Nervión, Navacel, Vicinay, CT, Ormazabal, NEM Solutions, Erreka, HWS Concrete Towers, Uniportbilbao, Foro Marítimo Vasco y el Clúster de Energía. Así como Tecnalia, IK4- Ikerlan, Vicinay Marine Innovation y OCT.