Concentración

Los trabajadores de Mercedes denuncian "la imposición de un nuevo modelo de trabajo"

Representantes de los comités de la firma y sus subcontratas se han concentrado este viernes en la Plaza de la Virgen Blanca con el lema "Ni en Mercedes ni en las contratas. No a los despidos ni fijos ni eventuales"

18.12.2020 | 16:30
Concentración de los trabajadores de Mercedes en la Virgen Blanca

Representantes de comités de empresa de la fábrica de Mercedes-Benz en Vitoria, proveedores y subcontratas de la firma alemana han denunciado que la "decisión unilateral" de la dirección de "imponer un nuevo modelo de trabajo" puede "dejar en la calle" a entre un 10 y un 15% de las plantillas que trabajan en o para Mercedes.

Los trabajadores se han concentrado este viernes en la Plaza de la Virgen Blanca con el lema "Ni en Mercedes ni en las contratas. No a los despidos ni fijos ni eventuales. ¡Basta ya!".

Según han denunciado en un comunicado, la planta ha cerrado este pasado jueves su producción y la reanudará el próximo "el primer día laborable del año", el 4 de enero, con la previsión de trabajar todos los sábados del primer trimestre de 2021.

Para los trabajadores, esta decisión es "sorprendente y contradictoria" ya que se suma a su decisión de "reducir en un 50% la capacidad productiva en un turno" y de "aumentar al máximo los días de producción" en los primeros tres meses de 2021.

Los sindicatos entienden que la "imposición" de este nuevo modelo de trabajo, de 2,5 turnos, busca "maximizar beneficios" y "puede dejar en la calle a entre un 10% y un 15% de las personas de todas las empresas que trabajan en o para Mercedes.

Ante esta situación, han defendido que "hay alternativas que no supongan destrucción de empleo" como retrasar el inicio de la producción cinco días, al 12 de enero, con lo que creen que "no sería necesario despedir a nadie durante el primer trimestre del año".

Asimismo, han denunciado la utilización por parte de las distintas direcciones del "despido improcedente, por medio de expedientes disciplinarios falseados, como herramienta para despedir libremente a algunas personas y amedrentar al conjunto de las diferentes plantillas".

Los comités han insistido en que "estos ataques buscan amedrentar a los trabajadores" y creen que "la lucha colectiva y la unidad es la única manera de parar a unas empresas que quieren aprovechar una situación de crisis coyuntural provocada por la pandemia para recortar condiciones laborales y derechos".