Aciturri despedirá a 73 operarios y envía a un ERTE a 33

Dirección y comité de empresa de la aeronáutica acuerdan las condiciones de la reestructuración que afecta a 106 personas

02.10.2020 | 01:10

VITORIA – La reestructuración en la firma aeronáutica Aciturri se salda con el acuerdo alcanzado entre la dirección de la planta y el comité de empresa para la salida voluntaria o forzada de 73 trabajadores y la entrada en un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) de duración variable para otros 33 empleados de las divisiones de motor o estructuras. La cifra final de personal afectado se queda en las 106 personas, una cantidad inferior al planteamiento inicial que contemplaba prescindir, de una u otra manera, de 122 operarios.

Esta decisión tiene su incidencia directa en la planta situada en la localidad alavesa de Berantevilla. Allí habrá una decena de empleados que dejará su puesto de trabajo en unas condiciones que también se contemplan en el documento del acuerdo final. No ha sido fácil llegar a este punto de convergencia entre ambas partes durante este mes de tensos encuentros y en el que se han llegado a producir hasta un total de siete reuniones. En la planta de estructuras, como la que hay en Berantevilla, una decena de operarios saldrá de las líneas de montaje y otros 35 de la instalación de Miranda. Las condiciones se han estipulado en una mezcla intermedia de indemnización de los días trabajados. La referencia se sitúa en el año 2012 para compensar con 33 días por año trabajado. Sin embargo, quienes opten por acudir a esta fórmula y hubieran empezado a trabajar antes de ese año, el cálculo se fijará en las 45 jornadas por cada periodo de doce meses trabajado. Los empleados que opten por esta vía de salida voluntaria tienen de plazo hasta el viernes que viene para comunicarlo a la dirección de Aciturri. En el caso del ERTE la afección será mínima en el caso de Berantevilla. Esa regulación temporal se alargará hasta finales de junio. Un total de ocho empleados saldrán de la planta situada en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro y una más de la de territorio alavés.

Con este acuerdo se pone fin a un conflicto que se ha desarrollado durante el último mes y es una de las consecuencias de la crisis en la aeronáutica que ha generado la presencia del coronavirus.