Cuestión de pelotas

Ulertzen duzu, benetan?

Pelota, mujer y euskera

30.07.2021 | 00:42
Presentación de un torneo de pelota femenina en Vitoria. Foto: DNA

horrela hasi nahi nuen orrialde hau, uler nazazun eta uler dezazun. Euskal pilotaz jardun nahi dut, gure kirolaz, mendeetako historia duen jardueraz; gaur egun ere "euskal" abizena daramana eta gure aldetik babes oso-osoa merezi duena: babes bikoitza edo hirukoitza, alegia. Zahartzen ari ez den kirol zaharra da pilota. Sustraiak garrantzitsuak dira, baina ahalegina egin behar dugu, sustraiek lurretik ateratzen dena behetik apur ez dezaten. Duela gutxi arte, frontoiak bete egiten ziren. Pilota ikuskizuna eta kirola zen, biak batera; baina, batez ere, gauzak ikusteko eta ulertzeko modu berezi bat. Herrien arteko lehia festa bihurtzen zen. Frontoiak lepo betetzen ziren: Gasteizko pilotalekuak, esate baterako, jende ugari uzten zuen kanpoan. Gaur egun futbolarekin gertatzen den antzera, herritarrak mobilizatu egiten ziren, eta giroa ederki berotzen zuten. Atzo eta herenegun Jai Alai frontoia olatuaren gailurrean zegoen. Pala pilotalekuaren erregina zen, eta eskupilota Eguzki erregea. Erraketistek ere goi-mailako lekua izan zuten: profesionalak ziren, erritmoa markatu eta ikuskizuna sortzen zuten. Horregatik ohorezko lekua irabazi zuten, gerora hori guztia suntsitu bagenuen ere. Orain, berriro ere, zerotik hastea dagokigu. Pilota, emakumea eta euskara sarritan elkarrekin ibili dira. Bananduta ere bai, beste batzuetan; gehiegitan, egia esanda. Horiek dira gure sustraiak, frontoi bat dagoen lekuan errotu egiten direnak: herriarengan; herrietan eta plazetan. Frontoia elkargunea da, bilgunea, pilotan aritzeko eta beste gauza ugarietarako.Hori guztia ulertzea nahi nuke. Uler dezazun nahi nuke, eta uler dezagun. ¿Ulertzen?

A partir de aquí voy a coger el automático, marcho sin ayuda, a la manera que me enseñó la madre -son ellas siempre- en el habla de cuna y calle, en este castellano escrito, natural pero aliñado, que no son palabras que se las lleva el viento porque están impresas, para redundar en las tres cuestiones. La pelota vasca tiene un problema. En realidad, bastantes. Mil modalidades, la dispersión del foco y tanto asiento para tan pocos culos; el juego en pared izquierda, en trinquete, en plaza libre, de manera directa e indirecta, con la mano desnuda e incontables herramientas. El material utilizado, caro de producir y de vida corta, fabricado por artesanos que ponen el alma y el tiempo de modo cortoplacista.

La pelota mano, modalidad reina, camina dispersa, dividida en ámbitos que apenas se comunican. La profesional, donde los niños tienen sus referentes, vive de espaldas a la realidad sin fijarse en la base, apenas en un número determinado de pelotaris hechos en sus clubes de origen que ni cuidan, ni protegen, pendientes de un rendimiento deportivo inmediato que tiene que ver con el negocio y la empresa y muy poco con el cuidado de la base y su potenciación. Los clubes lo tienen cada vez peor; la competencia es brutal y la televisión sólo suele fijarse en los mayoritarios que tantos millones e intereses mueven.

El deporte es cada día más espectáculo y negocio que otra cosa y en los colegios el menú deportivo va en consonancia con esos intereses y la atracción que ejerce en los niños. De ahí que una política intervencionista para con la pelota, favoreciendo su entrada en los colegios como asignatura y actividad física preferencial, subrayaría su importancia como deporte autóctono, nuestro, tesoro que guardar junto a folclore, usos y costumbres ligados de manera íntima a nuestra idiosincrasia diferencial. En los niños y niñas descansa el futuro. Si no es en ellos, ¿en quiénes vamos a invertir? A la par, en paralelo al Masters de pelota profesional con el que Gasteiz recupera cierta normalidad en su calendario pelotazale, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha dispuesto un torneo femenino donde visibilidad y calidad van a la par. La mujer pelotari se ha hecho un hueco en el frontón. Hasta no hace mucho, las chavalitas vascas jugaban a mano como una más, pero hasta cierta edad, cuando la fuerza de los chicos se imponía en igualdad de condiciones. En ese momento cogía la pala muy a su pesar casi siempre. Hoy ya no. Eligen mano y material en condiciones y hasta aguantan un calendario igualitario en competiciones mixtas como nuestro provincial. Además, proliferan torneos femeninos donde la mujer puede competir en igualdad de condiciones entre ellas. Y los aficionados han respondido como en otros deportes más mayoritarios. En ambas modalidades, en todo tipo de escenarios, se han reivindicado obteniendo triunfos y dando espectáculo y los organizadores lo han tenido en cuenta. No han tenido otro remedio.

De esta forma, el Masters Vitoria-Gasteiz de pelota femenina, la primera edición –habrá más– premia con visibilidad y normalidad una realidad evidente. Las paletistas disputaron el pasado 25 de julio sus dos semifinales. El próximo día 5, coincidiendo en fecha con las finales del Green Capital, las jugadoras de mano disputarán las suyas. Y el día 8, como colofón, el Ogueta debería vestir sus mejores galas para acompañarlas en la final de ambas modalidades. Es una oportunidad que no debemos desaprovechar.

Y el euskera qué... Mirad, todos debemos poner nuestro granito. A los mayores nos cuesta un poco más, pero los pequeños asumen que este es también el idioma del frontón. Desde que pisan la cancha. En cuanto saludan al juez. Mientras se colocan los tacos. Pelotaris, técnicos, jueces, todos tenemos una deuda y cierta obligación. Porque estamos hablando de lo mismo. Más de lo mismo. Es un todo en uno en el que nos va mucho. Vamos a comprometernos. ¿Me entiendes, entiendes?

noticias de noticiasdealava