En los banquillos

Víctor Valdes resguarda su leyenda en Tercera

banquillo el antiguo portero del barça dirigirá al modesto horta del grupo v

31.05.2020 | 00:18
El portero del Barcelona Víctor Valdés (i) protesta ante el árbitro Pérez Lasa en 2013

BARCELONA "Diversión, actitud, identidad, variedad y gol". Estas son las cinco virtudes que Víctor Valdés anunció que tendría el Juvenil A del Barcelona que empezó a dirigir a principios de esta temporada. Una declaración de intenciones ilusionante y aún más viniendo del portero más laureado de la historia del club en su regreso a casa.

Asomaba el caluroso verano de 2019 y Valdés (L'Hospitalet de Llobregat, 14 de enero de 1982) volvía a acaparar los focos que tan poco le gustan. Pero los focos se apagaron de nuevo, dos meses y medio después: lo que tardó el Barça en hartarse de él y él del Barça, en otro otoño gris –tan metafórico como real– entre ambas partes.

Ahora, el portero que nunca quiso ser portero, la estrella que detesta la fama, el mito de palmarés inigualable (6 Ligas, 2 Copas del Rey, 6 Supercopas de Españas, 3 Ligas de Campeones, 2 Supercopas de Europa, 2 Mundiales de Clubes y 5 Zamoras con el Barcelona) regresa a los banquillos para dirigir al modesto Horta, que milita en el Grupo V de Tercera División. Pudo retirarse en el club de su vida para luego convertirse en un técnico de referencia en La Masia, pero a Víctor Valdés nunca le gustó la figura del hijo pródigo.

Su fuerte personalidad, su carácter volcánico y su honestidad brutal para ir siempre de cara sin reparar en daños colaterales encajan mal con las servidumbres a las que te obliga una organización mastodóntica, hiperdimensionada y constantemente expuesta a la opinión pública como el Barça.