Ondas de Jazz

Cincuenta músicos de jazz

13.05.2022 | 00:27
Componentes de la Big Band Txiki. Foto: Josu Chavarri

Big Band Txiki

Director: Joanes Ederra. Trompeta: Uxue Sandoval, Nikita Egoitz Fernández y Julen Aulestiarte. Trombón: Irati Garitano. Saxo: Ibai Alba, Cecilia Borderas, June Iza y Maren Larreina. Guitarra: Aroa Ruiz de Larramendi y Daniel López-Davalillo Ayúcar. Batería: Asier Pirón. Bajo y voz: Martina González de Langarica.

Big Band Berri

Director: Josu Izaguirre. Trompeta: Aitor Abio Apiñaniz, Aimar Beato Burgoa, Inhar Val Calvo, Jose Manuel Carril Encinar y Ramiro Luzuriaga Salazar. Trombón: Héctor Domínguez Alfageme, Raul Perez del Notario Lloro y Pablo Sanz López de Heredia. Tuba: Jon Ander Martínez de Ilarduya Martinez de San Vicente. Saxo: Hugo Domínguez Alfageme, Iñigo Oleaga Martin, Javier Esteban López, Garazi Motoso Ruiz de Egino, Luis María Larrubia Barroso, Mounir Diouri Nair y Erlantz Álvarez Medina. Guitarra: Iñaki Ormazabal Elicegui. Batería: Mikel Arce San Vicente. Percusión: Alvaro Lozano Villa. Bajo: Patxi Vicente Oroquieta. Piano: Guillermo Lauzurika Ortiz de Urbina. Voz: Jaione Olabe Laserna.

Guridi Big Band

Director: Iban Gurrutxaga. Trompeta: Imanol Suberviola y Lierni Arrizabalaga. Trombón: Asier Zufiaur. Saxo: Martina Gonzalez de Langarica, Beñat Arrizabalaga, Enara Egileta, Leire Txapartegi y Hugo Domínguez. Guitarra: Victor Díez y Yeray Parra. Batería: Andrea Gonzalez Laguna. Bajo: Úrsula Melara Cabezas. Piano: Maialen Vicente Apiñaniz. Voz: Enara Egileta.

Conservatorio Jesús Guridi. 10 de mayo.

Cerca de cincuenta músicos y tres directores se dieron cita en la séptima audición de Ondas de Jazz. Fue el momento de escuchar por orden de aparición a Big Band Txiki, Big Band Berri y Guridi Big Band. Abrieron los más jóvenes. Doce anfitriones del Conservatorio Jesús Guridi dirigidos por Joanes Ederra, quien en la parte didáctica nos explicó las diferencias entre un combo (no en vano, dirigió uno en la audición de abril) y una big band. En ambos se aprende jazz, es cierto. Sin embargo, mientras que en una big band la partitura tiene un peso muy fuerte, en un combo se favorece la improvisación en los solos (rejilla de acordes y número de mcompases... y después la libertad). Y quedó claro cuando tocaron. Apostaron por un repertorio ecléctico a caballo entre el swing y el soul-funk, con títulos como Living for the city (Stevie Wonder) o el ya clásico Billie Jean (Michael Jackson). Y destacó esa pieza juguetonamente lúdica de ese mago del sonido llamado Quincy Jones: Soul Bossanova. Y cómo no, los solos de Fernández, Alba, López-Davalillo, Sandoval e Iza.

Fue el turno, a continuación, de la nutrida formación de la Big Band Berri nacida al calor de la Escuela Municipal de Música Luis Aramburu, y conducida por el también bajista-contrabajista Josu Izaguirre. Nada menos que cinco trompetas, siete saxos, tres trombones y una tuba en los metales para dar tanto músculo como delicadeza a Duke Ellington, Erik Morales y Bennie Moten. Entonces escuchamos la teoría y práctica de la big band adulta: veintidós intérpretes, pero una sola alma, cuarenta y cuatro manos, pero una sola respiración. Textura, efectos, equilibrio en las tesituras, solos breves e inspirados, notas unísonas, contrastes, silencios y glisandos. Me resulta imposible dejar anotados todos los solos (pido perdón anticipado a los intérpretes), pero sí subrayar la fuerte y entonada voz de Jaione Olabe. Y dentro del excelente y equilibrado repertorio dos temas para el recuerdo: la muy latina Cold Duck Time, como un mambo en una esquina de Nueva York, y Natural Woman, donde banda y cantante acariciaron el cielo.

Clausuraba la tarde Guridi Big Band. Iban Gurrutxaga aprende de sus estudiantes, y ellos de él. Es una maravilla verlo dirigir: su expresividad, su código gestual. Y ellos y ellas tocan concentrados, pero con una fresca sonrisa. Easy Money sonó preciosa en su contraste de intensidades, de juego de crescendos y diminuendos. Y otro tanto sucedió con Cute, donde sobresalió a la batería González Laguna. En Love, por su parte, la también saxofonista Eguileta tomó el micro como en abril, mientras que Suberviola soleó a la trompeta con sordina.

Ondas de Jazz pone fin a sus audiciones didácticas de los martes durante la temporada 2021-2022. Queda, eso sí, una cita muy especial que todos hemos reservado para el 4 de junio. Esa tarde de sábado tendrá lugar el concierto benéfico en favor de Afaraba (Asociación de Familiares y Amigos con Alzheimer y otras Demencias de Álava) y Adela Araba (Asociación Alavesa de Esclerosis Lateral Amiotrófica). Será la ocasión de escuchar al maestro Matthieu Saglio, considerado por la crítica internacional el chelista contemporáneo más importante de la escena del jazz. l

noticias de noticiasdealava