Música

Empty Files, el oscuro placer del riesgo

El trío publica su segundo disco, el instrumental 'Lost files', banda sonora oscura de la pandemia con ecos de NIN, The Cure, Peter Gabriel, Pink Floyd y Massive Attack

14.06.2021 | 00:34
'Lost files' es un álbum oscuro y tenso, en el que sobran las palabras pero, al mismo tiempo, habla sin ellas de supervivencia y cambios.

El trío de rock y electrónica Empty File ha grabado su banda sonora del confinamiento. Y lo ha editado bajo el nombre de Lost files, un álbum oscuro y tenso, en el que sobran las palabras pero, al mismo tiempo, habla sin ellas de supervivencia y cambios. Lo edita Forbidden Colours, sello vasco ejemplo de búsqueda del placer en el riesgo, y abre una nueva etapa en el grupo al abrazar una sonoridad más orgánica entre rastros de los Nine Inch Nail de Trent Reznor, The Cure, Peter Gabriel, Pink Floyd y Massive Attack.

En formato digital y también en exclusivo vinilo de 180 gramos, en una única tirada limitada y numerada. Así publica Forbidden Colours, el excelso sello del músico Aitor Etxebarria, el nuevo disco de Empty Files, el combo impulsado en origen por Txufo Wilson, ex Smoke Idols, y que actualmente completan José Lastra e Imanol Fortes. Lost files es su segundo disco, un álbum que, al contrario que su debut, el magnífico Shadows, se presenta como instrumental y parece fruto de una pesadilla.

¿O no lo siguen siendo la pandemia y el confinamiento? De ahí, de esa vivencia y búsqueda interior, con sus correspondientes preguntas, miedos y emociones que provocó en el seno de un grupo con un lustro de vida y que se propulsó tras ganar el concurso Gaztea en 2017, surgieron estas 8 composiciones instrumentales que parecen haber abierto un nuevo camino y pasajes vírgenes en la trayectoria de un trío cómodo con el aparataje electrónico y eléctrico habitual, y que ahora incorpora elementos orgánicos y acústicos a sus paisajes desolados, desde herramientas industriales (tubos, lámparas, chatarra...), trompeta, piano, ukelele o el guzheng, un instrumento de cuerdas chino.

Lost files se enriquece con el apoyo de colaboradores como Urtzi Iza (Enkore) y Hannot Mintegia (Moxal, exAudience y director del vídeo del single All that will never come back), y la artista plástica Laura García Edo, habitual en sus proyecciones en directo y ahora responsable también de un diseño de carpeta "ultra-negro" que funde estética y música en un todo que hace funcionar el proyecto como una banda sonora ficticia que no lo es tanto, como demuestra una mirada a nuestro alrededor y la propia elección de los títulos de los temas, nada banales e interrelacionados con el contexto actual, de Todavía aquí a Eso lo cambia todo, pasando por Tiempos equivocados, Mientras, esperando o Perdiendo el tacto.

Mezclado por el veterano Jose Lastra (Zea Mays, Unclose, Piztiak, Moxal) y grabado en los estudios Whinehouse del grupo en Rekalde y en los Mala Estudioak de Etxebarria, Lost files es un disco kamikaze más que valiente, radicalmente personal, con deudas estilísticas y referenciales, sí, pero orgullosamente propio e hipnótico. Empieza con Stillhere, que nos trae el recuerdo de otro grupo oscuro como Joy Division, a su álbum de descartes, Still, y a la portada negra de su debut, el inolvidable Unkown pleasures, entre pasajes tenebrosos, ritmos intrincados y repetitivos, y guitarras distorsionadas.

Gozosa pesadilla Son 33 minutos de gozosa pesadilla copada por bases electrónicas que remiten al Mezzanine, de Massive Attack, y al Pornography, de The Cure, en el caso de Wrong times. Incluye también paisajes más planeadores a lo Pink Floyd entre ritmos trip hop en Forgotten path, guitarras a lo Adrian Belew y Robert Fripp, estructuras minimalistas conducidas por teclados y hasta algún ritmo casi bailable, en Losing touch, y aires menos tensos, casi acariciantes dado el contexto general, en While waiting. El cierre lo pone el misterioso And the changes everything y sus ecos de las bandas sonoras de Peter Gabriel, entre sintetizadores y trompetas.

Empty Files ha anunciado que, dada la situación sanitaria actual, no tiene previsto ofrecer la presentación en directo de este segundo disco en los próximos meses. Por lo tanto, habrá que esperar al menos hasta otoño para comprobar cómo se trasladará a los escenarios un disco que debería ofrecerse íntegro, dada su apariencia y sonoridad conceptual. Asimismo, el trío ha confirmado que a la formación habitual se sumará un cuarto componente, el batería Iñigo Benito (Jare, Autostereo y Yo, Gerard).

noticias de noticiasdealava