10ª edición del ciclo de cámara

"Ahora hasta apetece más ir a conciertos y disfrutar de la música en vivo"

Amaia Arrieta y Carmen Hernández-Sonseca unen voz y piano este domingo al mediodía en el Jesús Guridi

09.04.2021 | 00:28
La soprano Amaia Arrieta en una imagen promocional. Foto: Cedida

Vitoria – La décima edición del ciclo de cámara que acoge e impulsa el Conservatorio Jesús Guridi, con el apoyo de la Red Municipal de Teatros, se puso en marcha el pasado 14 de marzo estrenando una novedad importante ya que las actuaciones, por primera vez, están teniendo lugar los domingos al mediodía. Tras ese encuentro con las pianistas Susana García de Salazar y Mentxu Pierrugues, este fin de semana llega la segunda propuesta de este 2021, un recital que va a tener como protagonistas a Amaia Arrieta (soprano) y Carmen Hernández-Sonseca (piano), quienes van a proponer al público un programa bautizado como De la chanson a la canción.

Desde hace ya unos años, el ciclo siempre guarda un espacio especial para la voz, ya sea contando con solistas o con agrupaciones corales. En este año de aniversario se sigue la misma tónica, por supuesto. "Es un instrumento complicado y bonito al mismo tiempo, un instrumento que implica a todo el cuerpo", señala Arrieta. "Tienes que controlar muchas cosas, desde la respiración hasta las emociones que tienes en cada momento, cómo te has levantado ese día", recuerda la intérprete, quien, junto a su compañera, estará frente al público este domingo 11 a partir de las 12.00 horas, quedando todavía entradas disponibles para acudir al aula magna del Jesús Guridi. Los pases están disponibles por 6 euros cada uno, aunque cabe recordar que tanto estudiantes menores de 30 años como personas en situación de desempleo pueden acceder gratis.

Obras de Gabriel Fauré, Francis Poulenc, Manuel de Falla, Maurice Ravel, Clara Schumann y Fernando Obradors compondrán un programa "bastante variado" que arrancará "de una manera bastante intimista, introspectiva" para llegar "a propuestas más extrovertidas con Obradors. Nos gustaría que el público saliese del concierto con la sensación de que ha escuchado música bastante diferente. Además, vamos a terminar con Chiquitita la novia, es decir, con un poco de entusiasmo, fuerza y alegría que esperemos se transmita también a la gente", explica la soprano.

Eso sí, la presencia de la pandemia y lo que conlleva no se puede perder de vista. Por supuesto, todo se desarrollará con la máxima seguridad e higiene, aunque la intérprete reconoce que sobre las tablas, antes de la aparición del coronavirus, intentaba siempre abstraerse, algo que mantiene ahora. "Cuanto más oscuro está donde actúo, mejor, me meto más en el papel", así que en estos momentos no se fija en si los espectadores están separados o con mascarillas. "Lo que sí noto es que ahora hasta apetece más ir a conciertos y disfrutar de la cultura y de la música en vivo, es como si ir tuviera una fuerza especial", describe, convencida de que este domingo "la gente va a disfrutar" con un recital de voz, "que es un instrumento al que no estamos tan acostumbrados".

Además, en su caso la cita tiene otro aliciente importante. Durante muchos años, Arrieta fue estudiante del Jesús Guridi. "Empecé aprendiendo violín cuando tenía 9 años", recuerda. Pero es que, además, hoy es parte del profesorado del Jesús Guridi. Por todo ello, "este concierto tiene muchos significados para mí. Es algo muy entrañable" a compartir, también, con Hernández-Sonseca. "Nos conocimos cuando yo estudiaba violín en el Conservatorio Superior de Aragón. Ella hacía piano. Después cada una se fue a un lado a seguir estudiando. Ella a Hungría y yo a Rumanía", aunque la vida y la música han vuelto a unir sus caminos en varias ocasiones.