Amenaza nuclear

El escritor vitoriano Jesús María Sáez da continuidad a su 'Trilogía del Este' con la novela 'Kazajistán'

13.05.2020 | 01:57
El autor, junto a la portada de su nuevo libro. Foto: Cedida

Vitoria – En agosto de 1991 cesó de manera oficial su actividad. En junio de 2000 se dio por concluido su desmantelamiento. A día de hoy, se siguen estudiando las consecuencias que en la población de Semipalátinsk (actual Semey) tuvo el hecho de ser el lugar para el desarrollo del programa soviético de armas nucleares. De hecho, se le considera como el mayor campo de pruebas nucleares de la historia, también conocido como El Polígono. Es justo ahí donde el escritor vitoriano Jesús María Sáez (Txusmi) pone la mirada para construir los primeros pasos de su nueva novela, Kazajistán, que desde hace unos días es ya una realidad que se puede conseguir a través de Amazon, aunque a finales de la próxima semana, estará también disponible en la librería Ayala de una capital alavesa que juega un papel fundamental dentro de la trama.

Con este libro, el autor da el segundo paso dentro de la Trilogía del Este iniciada en 2017 con la publicación de Siberia, una obra que a día de hoy sigue dando buenas noticias a su creador. "Con ella di un salto cualitativo. Creo que se echaban de menos las novelas de espías a la vieja usanza y quería afrontar el reto, porque es un género que me gusta mucho. Fue una satisfacción muy grande, un título que se sigue comprando, que se ha consolidado con el paso del tiempo, y que también me ha puesto el listón muy alto de cara a esta nueva entrega", aunque cabe recordar que entre medio el escritor también compartió con los lectores títulos como Poniente, incursión en el género policiaco "que se sigue vendiendo de una manera espectacular".

En el caso de Kazajistán, Sáez plantea a los lectores una trama trepidante, sin respiros y con buenas dosis de humor negro, que arranca en El Polígono, en su desmantelamiento, un cierre aprovechado por traficantes sin escrúpulos para comerciar con restos de uranio y plutonio, materiales que, en un momento dado, acaban en manos de terroristas islámicos. La posibilidad de que una pequeña pero potente bomba atómica estalle años después en el sur de Europa es más que una teoría sobre la que van a trabajar, al margen de los cauces oficiales llenos de filtraciones y topos, los agentes Javier Galarreta y Asha Mikhailova, unas pesquisas que les van a conducir a Vitoria, donde en el Buesa Arena van a comenzar los play off por el título de la liga de baloncesto. Y hasta ahí se puede contar... "El final es muy sorprendente", avisa, eso sí, el autor.

"Aunque Siberia, en un principio, se presentó como una novela cerrada, vi que había personajes que podían dar mucho juego. En Kazajistán, eso sí, hay más acción, de hecho empieza de una manera arrolladora" para dar paso a "momentos muy trepidantes" y "un punto irónico" que termina por configurar una historia que transcurre en fechas y lugares diferentes, caminos paralelos que terminan coincidiendo. "En nuestra realidad ocurren muchas cosas de las cuales no nos enteramos. Diría que incluso por fortuna. Pero es verdad que hay muchas posibilidades de hacer el mal y hay un conjunto de entes que están en las sombras y que no conocemos", describe Sáez en torno a un libro para cuya elaboración ha contado con diferentes colaboraciones, como la de Evgeniya Zakusylo, que pone su imagen en la portada de la novela.

Ahora es el turno de los lectores, de quienes se decidan a dejarse atrapar por una creación que, de momento, esperará a tener una presentación oficial cuando la situación generada por el covid-19 se aclare. Eso sí, su autor no para y ya tiene dos planes sobre la mesa para desarrollar sus próximos proyectos. Por supuesto, está la última entrega de la mencionada trilogía, aunque "quiero afrontarla con calma porque, por lo menos, tiene que estar a la altura de Kazajistán. Llegar a un nivel cuesta, pero mantenerlo, más". Eso sin perder de vista el género policiaco, al que quiere regresar tras la publicación de Poniente, recuperando además algunos de sus personajes. Pero eso ya llegará.

En plena trama de terrorismo islámico, espionaje y acción, la capital alavesa juega un papel fundamental en la historia

"La tercera parte quiero afrontarla con calma porque, por lo menos, tiene que estar a la altura de este libro", apunta el autor