Ganador de los premios Planeta y Azorín

Fernando Delgado: "La vulgaridad se ha apoderado de las redes sociales"

El escritor presenta 'La mar desnuda', su nuevo libro, y reivindica la poesía como el espacio de la literatura "más respetable"

02.03.2020 | 01:29
El escritor y periodista Fernando Delgado.

Valencia – El escritor y periodista Fernando Delgado, ganador de los premios Planeta y Azorín, denuncia que "la vulgaridad se ha apoderado de las nuevas tecnologías", especialmente las redes sociales, y reivindica la poesía como "el más importante espacio de la literatura y por lo tanto, el más respetable".

En una entrevista con motivo de la publicación de su último libro de poemas, La mar desnuda (Pre-textos), Delgado valora fenómenos como el de Rosalía, capaz de llevar "la palabra poética a los escenarios y contagiarnos a todos de esas emociones", en referencia a la versión que la cantante ha hecho de un poema de San Juan de la Cruz en Aunque es de noche.

Delgado, de 73 años, presentó el sábado en Valencia su quinto libro de poemas, en el que recopila algunos de los textos sobre el mar, así como otros poemas dedicados a Joaquín Sorolla.

Este pintor valenciano "constituye para mí una enorme admiración. El mar es en Sorolla vida y para mí, parte de la vida", afirma Delgado.

Considera importantísimo que los jóvenes se acerquen a la poesía, a la que cree que se puede llegar "desde muchos ámbitos", también desde el tecnológico, pero que, a su juicio, tiene que "formar parte de la escritura" y tener "una aplicación en la lectura por encima de la palabra barata".

Delgado se muestra bastante crítico con la poesía y los fenómenos literarios que surgen al calor de la redes sociales, donde en su opinión abundan "el analfabetismo", "la ordinariez" y "la vulgaridad".

En este contexto, teme que la poesía "llegue a ser no una putrefacción pero sí un motivo de escándalo de la palabra", pues aunque es consciente de que "hay gente inteligente que puede cultivar la palabra en las redes", también cree que existe "gente muy idiota que puede apropiarse banalmente de la palabra".

"Me parece positivo que las redes puedan acercar una buena estética de la palabra pero también tengo mucho miedo de que las palabras se constituyan en una mierda", advierte.