Johannes Voigtmann jugador del cska y ex del td systems baskonia

"No somos el principal candidato a ganar la Euroliga"

Uno de los conocidos de la afición baskonista en Moscú es Johannes Voigtmann, un pívot talentoso y frío a partes iguales que no llegó a colmar las expectativas en Vitoria.

11.11.2020 | 01:00
Johannes Voigtmannjugador del cska y ex del td systems baskonia

vitoria – Tras finalizar su contrato de tres temporadas en la capital alavesa, el alemán desestimó en el verano de 2019 una oferta de renovación del Baskonia y, ante la sorpresa de casi todo el mundo, se vio tentado por un transatlántico como el CSKA. La llamada del gigante ruso fue la prueba inequívoca de la valía de un interior que siempre despertó sentimientos encontrados por su clase y, al mismo tiempo, por su falta de carácter. Se diría incluso que el teutón desplegó lo mejor de su repertorio y se liberó cada vez que Shengelia pasaba a la enfermería debido a sus múltiples percances físicos. Finalizado el entrenamiento vespertino, Voigtmann atendió ayer a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA para analiza el morboso partido de mañana ante su exequipo, su experiencia en Moscú y también la campaña tan extraña debido a los estragos de la emergencia sanitaria.

Lo primero de todo, no jugó el lunes ante el Khimki en la 'VTB League'. ¿Una cuestión de descanso o tiene algún problema físico?

–No, estoy bien y listo para jugar ante el Baskonia. Fue una decisión técnica. Somos ocho jugadores extranjeros en el equipo y dos no pueden ser inscritos por las reglas del torneo que obligan a jugar con seis rusos. El entrenador optó entonces por Darrun y por mí.

¿Cómo lleva un baloncestista una temporada tan atípica como la actual marcada por el virus?

–Desde luego, no está siendo fácil. Nosotros hemos sufrido el virus al inicio de temporada y hemos tenido a varios jugadores de baja por este motivo. Pero si digo la verdad, no estoy preocupado por mi salud. El CSKA es un club muy profesionalizado y están haciendo todo lo posible para protegernos con un gran servicio médico. En ese sentido, todo el equipo está tranquilo. El problema es que muchos partidos se están viendo aplazados y eso no es bueno para los jugadores, los clubes ni la competición.

En Rusia se están registrando numerosos positivos en las filas del CSKA, Khimki y Zenit. ¿Considera que no se están tomando medidas sanitarias adecuadas?

–Aquí también se han impuesto una reglas como en otros países y lo ideal sería que todo el mundo las cumpliera. ¿Habrá público mañana? Sí, creo que entre 2.000 y 3.000 personas vendrán al Megasport Arena.

Hablando ya del duelo de mañana, ¿cómo llega el CSKA?

–Estamos tratando de adaptar a los nuevos fichajes y encontrar nuestra química ideal. Como todos los equipos, tenemos nuestros momentos buenos y malos, pero creo que poco a poco iremos hacia arriba. Al principio de temporada, sufrimos varias bajas como Janis (Strelnieks) y Nikola (Milutinov) que han ralentizado nuestra puesta a punto.

Han encajado tropiezos inesperados ante el Estrella Roja y Alba. ¿Son normales los altibajos?

–Sí. Esta Euroliga está más igualada que otras ediciones y cualquier equipo te puede sorprender si no estás concentrado. No esperábamos tener tres derrotas a estas alturas, pero es una fase regular muy larga y hay tiempo suficiente para reaccionar.

El CSKA ha construido una plantilla espectacular tras los fichajes de Milutinov y Shengelia. ¿Se ven a sí mismos como los grandes favoritos para la Euroliga?

–Sinceramente, no lo creo. Somos uno de los favoritos, pero no diría que el principal de todos viendo otras plantillas. Metería entre ellos al Barcelona tras el fichaje de Calathes y por tener a Mirotic, el Real Madrid conserva la base de otros años, el Armani también se ha reforzado muy bien, el Efes tiene a un jugador increíble como Larkin... Hay muchos candidatos y puede haber sorpresas que nadie espera.

¿Qué tal el reencuentro con Toko? No hay secretos entre ustedes y se conocen a la perfección, ¿verdad?

–Es una alegría volver a jugar con él. Nos dará un salto de calidad seguro, pero también necesita su tiempo para acoplarse. Tenemos pívots capaces de jugar muchos minutos y todos debemos encontrar nuestro espacio y nuestro momento. Seguro que habrá oportunidades para todos con todos los partidos que hay en la temporada.

¿Qué espera de un Baskonia capaz de lo mejor y lo peor hasta ahora?

–Le veo parecido a nosotros. Es capaz de perder con el Estrella Roja y ganar al Real Madrid. Está irregular en su juego y en los resultados. También tiene jugadores nuevos a los que Dusko debe integrar, pero como siempre acabará peleando por la zona alta. Me está gustando mucho el papel de Polonara y su energía en el rebote, aunque no es una sorpresa viendo de lo que fue capaz el año pasado. Será una bonita lucha en el juego interior. ¿Qué recuerdos conserva de su etapa en el club vitoriano que le catapultó en su día hacia la fama?

–Los mejores. En Vitoria viví grandes momentos y crecí como jugador y como persona. Es el club donde evolucioné y allí se ha quedado una parte de mi corazón. ¿La renovación? Quise ser paciente y esperar todas las oportunidades que surgían. Al final, llegó el interés del CSKA y decidí encontrar nuevos retos, pero estoy feliz por haber sido parte de su historia. Pese al inconveniente del tráfico y el frío, me gusta la vida en Moscú. Hay muchas cosas para poder hacer y es un privilegio estar aquí.

El próximo 30 de junio acaba su contrato con el CSKA. ¿Sabe ya qué hará con su futuro?

–Es muy pronto para decirlo. Hay demasiados retos a corto plazo como para pensar en lo que vendrá más adelante. No cierro puertas.

"Estoy viendo al Baskonia algo irregular; me gusta el papel de Polonara y su energía en el rebote"

"Conservo los mejores recuerdos de mi etapa en Vitoria; allí se quedó una parte de mi corazón"