Okupas

Derribo de Olarizu al final de la semana que viene

Tras expulsar a los ocupantes, ahora se retiran los enseres y se elimina el amianto de las viviendas

12.06.2021 | 00:57
El futuro que le espera a Olarizu ya ha trascendido y la intención concreta es construir 356 nuevas viviendas

vitoria – La actividad continúa en las ahora viviendas vaciadas de la Avenida de Olarizu, después de ser el foco mediático el pasado martes con el desalojo de los últimos ocupantes que resistieron en su interior hasta el fin del plazo legal. Se están llevando a cabo labores de retirada de los enseres que dejaron en los pisos los inquilinos ilegales y también se ha ido detectando la presencia del peligroso amianto. La retirada de este nocivo elemento precisa de una actuación muy laboriosa y precisa con la intervención de obreros especializados en la tarea.

De continuar con este ritmo, el alcalde, Gorka Urtaran, situó hacia "finales de la semana que viene" como la fecha en la que pudieran empezar a echarse abajo los bloques de ladrillo rojo de las históricas casas. Este vaticinio lo quiso encuadrar el regidor dentro de un normal y correcto desarrollo de las labores y "supeditado al avance de las tareas", enmarcó Urtaran.

demolidos en noviembre

Con los bloques ya libres por completo de moradores ilegales, empieza a correr el calendario y para que la adjudicataria del derribo, la UTE Campezo-Ipar Lur, cumpla con lo estipulado en los pliegos. El plazo de ejecución del contrato de derribo será, en el caso de poder desarrollarse con continuidad, de cinco meses, a contar desde la fecha que se fije en el acta de replanteo. De empezar a finales de la semana que viene, los cinco meses de tiempo máximo llevarían a mediados de noviembre a ver derruidos por completo los bloques y que aquella parte del sur de Gasteiz fuera una gran explanada para afrontar su regeneración urbanística.

En esa línea del futuro que le espera a Olarizu ya ha trascendido la intención concreta de que sean un total de 356 las nuevas viviendas, repartidas en cinco bloques de siete alturas cada uno. Serían todas ellas viviendas libres o de precio tasado y no de alquiler social. Ocuparían parte del terreno de los pisos ya vaciados y en breve derribados, y algún metro más en la acera de los números pares que lleva hacia la entrada del futuro jardín botánico de Olarizu.

noticias de noticiasdealava