Rehabilitación

La Diputación recuperará las puertas del muelle ferroviario de Antoñana

El antiguo almacén del ferrocarril Vasco-navarro se ha rehabilitado completamente para acoger un lugar de información, cafetería y alquiler de bicicletas

18.11.2020 | 12:53
La Diputación recuperará las puertas del muelle ferroviario de Antoñana

El Servicio de Sostenibilidad Ambiental de la Diputación Foral de Álava ha propuesto llevar a cabo la contratación de los trabajos de restauración de elementos singulares originales del muelle ferroviario en la Vía Verde del antiguo ferrocarril Vasco-Navarro y su adjudicación para realizarlo en el plazo de un mes, antes de la presentación de la obra realizada.

El edificio de las antiguas cocheras del ferrocarril Vasco-Navarro y su muelle ferroviario, ubicados en Antoñana, al otro lado de la carretera, ha estado dando servicio a la Vía Verde del antiguo ferrocarril Vasco-Navarro. El sencillo edificio conserva algunos elementos singulares de las estructuras metálicas originales y carpinterías de madera que tienen un notable interés histórico-cultural, ya que son 4 puertas grandes de madera, originales del edificio, y varias cerchas de hierro también originales.

Con el fin de restaurar ese material y protegerlo de las inclemencias del tiempo se ha previsto una inversión de casi 20.000 euros (19.785,32 euros).

El muelle, el edificio, así como la antigua estación, esta última propiedad privada, fueron construídos en 1926 por Alejandro Peña Mendizabal, para dar servicio al ferrocarril Vasco-Navarro, el 'trenico'.

El lugar fue adecuado como Centro de Interpretación de la Vía Verde del Vasco-navarro y en un tramo de vía se colocaron varios vagones que sirven de exposición permanente y oficina de información turística de la comarca. El edificio del muelle ha estado dedicado estos años a almacén de bicicletas para alquiler, pero desde la Diputación se decidió su restauración y puesta en valor para mostrar y difundir los valores y legado histórico-industrial de la antigua línea ferroviaria, hoy convertida en Vía Verde.

Para ello se han invertido cerca de 205.000 euros y con esta adecuación se conseguirá habilitar una zona de restauración y descanso para los numerosos ciclistas y senderistas (se calcula en torno a unos 200.000) que utilizan anualmente la vía verde. Además, el proyecto recoge la ampliación de la zona expositiva de interpretación del Vasco Navarro donde se aúna su historia y los valores naturales de la zona.

El enclave tiene un importante valor estratégico para el turismo en Montaña Alavesa. Gracias a ese interés, se instaló una pasarela para peatones y bicicletas sobre la carretera y recientemente el lehendakari inauguró un punto de carga rápida para dos vehículos, tanto para turismos como bicicletas eléctricas.

Finalmente, como complemento a todas estas adecuaciones, se han colocado nuevas señales y paneles informativos ubicados en esta misma Vía Verde, disponibles para todos los usuarios de la ruta.