Reventón en la Avenida Zumalakarregi

Restablecido el suministro de agua en Llodio

Los operarios trabajaron durante siete horas para poder solucionar la rotura de una tubería

30.08.2020 | 01:39
Operarios trabajando de noche en la reparación. Foto: A.O.

aiaraldea – El municipio de Llodio está teniendo un fin de no fiestas más movido de lo deseado, después de que a última hora de la tarde del viernes reventara una tubería de agua, a la altura del número 52 de la céntrica Avenida Zumalakarregi. De hecho, debido a la envergadura de la avería, fue necesaria la intervención de maquinaria de obra que permitiera excavar en la calzada para poder acceder a la tubería dañada y repararla.

Algo que no se consiguió hasta cerca de las dos de la madrugada, con las consiguientes molestias para la población, ya que para solventar la incidencia fue necesario realizar un corte temporal del suministro de agua, que afectó a los portales de la Avenida Zumalakarregi desde el número 40 al 52, ambos incluidos.

El suministro quedó restablecido en plena madrugada de ayer sábado, tras casi siete horas de intenso trabajo por parte de operarios municipales. En este sentido, desde el Ayuntamiento han querido "pedir disculpas por las molestias ocasionadas". Este no ha sido el único reventón de tubería que se ha registrado esta semana en las redes de abastecimiento de los municipios del Valle de Ayala.

artziniega De hecho, el pasado martes también Artziniega sufrió un episodio similar, que obligó a pedir a la población responsabilidad en el consumo, ya que el calado de la fuga generó una pérdida considerable de agua y dejó al depósito municipal en un nivel muy bajo de su capacidad. El incidente, que también trajo consigo el corte del servicio en buena parte del municipio y falta de presión en otros lugares, fue solventado tras dos intensos días de trabajo que, junto a la colaboración ciudadana, lograron el rellenado del depósito y que éste recuperase bien su nivel.

Sin embargo, ahí no terminaron los problemas ya que, tras el arreglo, el Ayuntamiento comenzó a recibir llamadas de la población advirtiendo de un color extraño en el agua que salía de los grifos de sus hogares. Tras las analíticas realizadas por el Consorcio de Aguas de Aiaraldea-Kantauriko Urkidetza, se ha confirmado que el agua es totalmente apta para su consumo.