Por la evolución del coronavirus

El Ayuntamiento de Vitoria cierra temporalmente los servicios de atención diurna para personas mayores

También clausura el frontón de Lakua donde se han alojado personas en situación de exclusión.

20.07.2020 | 17:00
El Ayuntamiento de Vitoria clausura el frontón de Lakua donde se han alojado personas en situación de exclusión.

VITORIA. El Ayuntamiento de Vitoria ha informado de que mantiene cerrados, desde este pasado domingo, los servicios de atención diurna de Beato Tomás de Zumárraga, Blas de Otero y Santa María de Olárizu, un cierre temporal que se ha adoptado por indicación del Departamento vasco de Salud, ante la evolución de los datos de la enfermedad covid-19.

En un comunicado, el Consistorio ha explicado que ante el "nuevo escenario" de la pandemia, el Departamento de Políticas Sociales, Personas Mayores e Infancia ha organizado un dispositivo de apoyo a domicilio a las personas usuarias de estos centros.

De esta manera, prestará ayuda en momentos "concretos" del día como el del aseo personal o para la realización de ejercicios físicos y de estimulación cognitiva, apoyo durante la comida o para pasear.

También ha habilitado un servicio de comida a domicilio para atender los casos de mayor vulnerabilidad, con una veintena de menús que se elaborarán en la cocina central del CIAM San Prudencio.

FRONTÓN DE LAKUA. Por otra parte, ha informado de que la semana pasada cerró el albergue provisional de Lakua donde el Ayuntamiento y la Cruz Roja han estado atendiendo a personas en situación de exclusión.

Según ha explicado, la clausura de este recurso extraordinario se ha llevado a cabo "después de hacer una valoración a cada una de las 51 personas allí alojadas y plantearles recursos alternativos".

En este sentido, ha detallado que Cruz Roja ha ofrecido alojamiento a 31 de estas personas a través del programa Lehen Urratsak. De las 20 restantes, 11 están alojadas en recursos municipales, 6 rechazaron el apoyo municipal, 2 optaron por regresar a sus ciudades de origen donde estaban empadronadas, y una ultima persona optó por residir en un alojamiento privado al disponer de recursos económicos.