"Buenos" resultados para una complicada campaña de remolacha

Las constantes lluvias dificultaron los arranques en Álava

22.02.2020 | 23:28
Una máquina recolecta remolacha.

Vitoria – Azucarera de Miranda ha finalizado la campaña de recepción de remolacha con 390.908 toneladas de tubérculo líquido molturado y una polarización del 17,1%, según la compañía. La campaña, que se inició el 17 de octubre, ha tenido una duración de 78 días, ya que durante las últimas semanas, el ritmo de arranque ha sido ligeramente inferior al planificado debido a las precipitaciones registradas en Álava. Se retrasó porque el terreno no permitía la entrada para realizar el arranque de unas 85 hectáreas y, de hecho, aún quedan parcelas sin recoger. Por este motivo, Azucarera ha puesto a disposición de los remolacheros las fábricas de Toro o La Bañeza. Esta situación también ha sido confirmada por el sindicato UAGA que señala que, aunque ya se terminó la campaña 2019-2020 a finales de enero, y se ha cerrado la fábrica de Miranda, todavía quedan 23 hectáreas por entregar, que se llevarán a La Bañeza en marzo. La unión agroganadera de Álava, con afiliados en Valles y Trebiño, informa de que, en total, los remolacheros han entregado 108.354 toneladas con una riqueza media de 17,3º y un descuento del 16%.

Teniendo en cuenta que el aforo de siembra fue de 1.074 hectáreas, la media de producción tipo ha sido de 103,10 toneladas tipo por hectárea, una cifra mucho más alta que el año anterior –que fue catastrófico–, pero que tampoco ha llegado a los datos tan positivos que se estimaban en verano. La colaboración de agricultores, equipo agrícola y personal de fábrica de Azucarera y organizaciones agrarias ha permitido una adecuada coordinación de los arranques y las entregas, y alcanzar unos resultados positivos a pesar de las circunstancias meteorológicas adversas, explican.

En concreto, los productores del País Vasco sembraron 1.074 hectáreas, de las que 11,5 son de Trebiño, cuando el potencial era superior a 2.240 hectáreas. El resto, hasta una estimación de 3.100 hectáreas para la fábrica de Miranda, está repartido entre La Rioja y Castilla y León, Burgos principalmente.

Azucarera, empresa líder en producción de azúcar, comercializa una amplia gama de azúcares y coproductos derivados de la remolacha azucarera y de la caña de azúcar que destina a sus clientes industriales y la distribución. Su producción procede del azúcar extraído de remolacha de cultivo local y del refino de azúcar crudo de caña procedente de terceros países, que trae en barcos y que ha causado la protesta de remolacheros de León, que entregan sus productos en La Bañeza. Azucarera, del grupo internacional AB Sugar, recibe la remolacha de alrededor de 4.800 agricultores individuales y asociados en unidades de producción.

La campaña finaliza en medio de la expectativa. La nueva oferta de la campaña 20/21 propone que para un rendimiento medio estimado de cien toneladas tipo por hectárea, el ingreso del remolachero será de 36 euros/tonelada tipo al que se le sumará el complemento vinculado al precio medio europeo del azúcar. Así, para un precio medio europeo del azúcar de 500 euros por tonelada, el ingreso para contratos anuales será de 40 euros por tonelada tipo, pasando a ser 41 euros por tonelada tipo en contratos a dos años.

La respuesta de la empresa de la competencia Acor no se hizo esperar. El presidente, Justino Medrano, adelantó en una emisora de radio local que en los próximos días la cooperativa con sede en Olmedo (Valladolid) firmará una cuerdo con las organizaciones profesionales agrarias que recoja la apuesta de Acor por la remolacha. No duda de que "seguirá siendo rentable". Y, por ello, Acor defenderá "los 42 euros por tonelada". Además, recuerda que el mercado del azúcar ha subido y, si llegan beneficios, habrá retorno para los socios. Todo, tras una campaña "muy mala" en la que el bajo precio le llevó a pérdidas cercanas a los 14 millones de euros.

La campaña, que se inició el 17 de octubre, ha tenido una duración de 78 días, ya que durante las últimas semanas el ritmo de arranque ha sido ligeramente inferior al planificado debido a las precipitaciones registradas en Álava.