Problemas de despoblación

Udalbiltza impulsa medidas de desarrollo social en Arganzón

El proyecto Hauspotu se presenta en La Puebla a diversos representantes de Trebiño, Montaña y Valles Alaveses

16.02.2020 | 06:19
Ayuntamiento de La Puebla de Arganzón.

Condado de trebiño - Representantes de colectivos y asociaciones de Trebiño, Valles Alaveses y Montaña Alavesa se reunieron en la tarde del pasado viernes en La Puebla de Arganzón, convocados por Udalbiltza, para conocer el proyecto Hauspotu, con el que se pretende impulsar iniciativas de desarrollo en las comarcas con mayores problemas de despoblación y de generación de recursos económicos.

Según explicaron los promotores en el encuentro, el País Vasco tiene un problema que, con el paso de los años, lejos de solucionarse, ha ido en aumento: el desequilibrio territorial. A medida que las ciudades aumentan, la luz del medio rural se va apagando lentamente provocando así la despoblación. Ante este escenario, si no se adoptan medidas, la situación no tendrá vuelta atrás, por lo que Udalbiltza propone dar una respuesta a nivel de Euskal Herria a esta grave circunstancia. Por esta razón, el Consorcio ha creado el proyecto Hauspotu, herriak bizituz junto a Koop 57 y OlatuKoop con el fin de fomentar iniciativas basadas en la economía social transformadora (ETS) en aquellas comarcas más desfavorecidas de Euskal Herria.

Los representantes de Udalbiltza detallaron que el programa tiene dos pilares fundamentales: la asistencia técnica y el apoyo económico.

Para el primer caso se cuenta con la asistencia de OlatuKoop, la red de empresas, asociaciones, entidades y cooperativas que operan en el ámbito de la economía social. Esa entidad promueve la solidaridad entre sus socios, fomenta el bienestar de la sociedad y tiene como máxima contribuir al patrimonio común mediante sus actividades económicas.

En esa fase se han previsto los encuentros en diferentes comarcas, como la celebrada el viernes en La Puebla de Arganzón. Se trata de unas jornadas formativas que comienzan con un encuentro promocional y posteriormente con sesiones de trabajo en las que los participantes tienen la oportunidad de dar los primeros pasos para adentrarse en el mundo de la Economía Social Transformadora, acompañados de un tutor.

En el caso de que el proyecto sea viable se pone en marcha la intermediación financiera a través del grupo Koop57 y los proyectos podrán recibir un impulso económico. Esta cooperativa ofrece servicios financieros éticos y solidarios y su función es financiar, proyectos basados en la economía social transformadora mediante microcréditos. Estos préstamos tienen un bajo porcentaje de interés, que después se destinará a la financiación de otros proyectos.

Como explicaba el alcalde de La Puebla de Arganzón, Pablo Ortiz, el Ayuntamiento se implica en la convocatoria y en animar actividades de desarrollo. Y es que los destinatarios de estas propuestas con las asociaciones, los autónomos, las cooperativas de consumidores y usuarios, las cooperativas de servicios o de trabajo asociado, las empresas de inserción, las fundaciones, las asociaciones agrarias o las sociedades anónimas laborales, ya que para recibir esa ayuda se deben integrar como socios en Hauspotu.

Además, las iniciativas de economía social transformadora deben encajar en proyectos de cesión de viviendas, terrenos y edificaciones para uso comunitario; deben formar parte del ámbito del cuidado a apersonas o la agroecología o deben ser proyectos y/o cooperativas populares que favorezcan la vida en los pueblos.

Sesión conjunta Una vez realizadas las sesiones comarca a comarca, ya que se han previsto en Aoiz, Arganzón, Balmaseda, Puente la Reina, Gallués (Iziz) e Izura, se realizará una última sesión conjunta con todos los participantes. El objetivo que para ello se ha previsto es el de poder tratar con perspectiva más amplia los retos que parten de lo local. Las experiencias de un proyecto concreto pueden cubrir las lagunas de otro proyecto concreto y evitar o solucionar bastantes problemas.

Con el fin de realizar una explicación práctica del proyecto, hasta La Puebla se desplazaron representantes de dos iniciativas ya en marcha: en primer lugar, Amillena Jatetxea, un restaurante basado en la soberanía alimentaria feminista, en el que también se venden productos de la zona, que utilizan las mismas materias primas para cocinar.

A continuación, se presentó Lakari.koop. Se trata de un centro cooperativo de compra, asesoramiento y educación orientado a promover un modelo de consumo sostenible, la revitalización del cultivo local sostenible y la alimentación saludable, entre las múltiples actividades que éste ofrece.