La nueva depuradora de Agurain estará terminada a finales de 2021

La infraestructura acabará con un punto negro de vertidos
La inversión necesaria superará los seis millones

19.12.2019 | 06:22

agurain - La nueva depuradora de Agurain que construye URA en la localidad estará terminada en diciembre de 2021. Así lo anunció ayer el consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, durante la presentación de los trabajos iniciados hace un mes. Esta infraestructura se cederá al Ayuntamiento de Salvatierra para mejorar el estado ecológico del río Zadorra.

Arriola estuvo acompañado, entre otros, de Ernesto Martínez de Cabredo, director general de URA; y del alcalde de la localidad, Ernesto Sainz Lanchares, durante la visita a las obras de la depuradora de aguas residuales (EDAR). Comenzó su intervención señalando que "el agua es un recurso esencial para la vida y por eso tenemos la obligación de cuidarla y de utilizarla de forma muy responsable devolviéndola a la naturaleza en las condiciones más similares a como la tomamos de ella".

La construcción de la nueva infraestructura, que se habilita en terrenos adyacentes al cementerio, cuenta con una presupuesto de 6,3 millones de euros y un plazo de ejecución de 24 meses. "Si todo va bien las instalaciones estarán finalizadas y operativas para estas fechas del año 2021", anunció Arriola. En ese período se incluyen seis meses de puesta en marcha de la planta por parte de URA antes de que sea cedido al Ayuntamiento de Agurain, de cara a su futura integración en el consorcio creado en Álava para una gestión profesional del agua.

En su intervención, el consejero señaló que con la construcción de la nueva depuradora se "acabará con uno de los puntos de vertido más problemáticos de Euskadi". Arriola recordó que el deficiente funcionamiento de la actual, con más de 30 años de historia, ha sido causa de frecuentes episodios de contaminación en el Zadorra y afirmó que "la nueva depuradora permitirá, si se gestiona adecuadamente, evitar que dicho vertidos se sigan produciendo".

Entre las características de la nueva EDAR destaca la construcción de un tanque de tormentas que, en momentos de precipitaciones intensas, permitirá retener los grandes caudales del agua de lluvia que se mezclan con las aguas residuales, impidiendo así su vertido sin depurar al cauce del río.

Según Arriola, "ésta instalación supone una garantía adicional para un entorno especialmente sensible como es el curdo superior del Zadorra, que desagua en el embalse de Ullibarri", principal fuente de abastecimiento de la CAV. Además, incorporará un tratamiento reforzado de tres fases -pretratamiento, secundario y terciario-, "de modo que las aguas tratadas sean devueltas al cauce del río con la mejor calidad posible", apuntó el consejero.

El diseño de la EDAR ha sido dimensionado para que la instalación pueda tratar las aguas residuales de una población equivalente a 33.825 personas (Agurain actualmente cuenta con una población cercana a los 5.100 habitantes), de forma que, además de cubrir las necesidades actuales de la localidad y de su zona industrial, sea capaz de absorber el tratamiento de futuros desarrollos urbanísticos o industriales o la hipotética incorporación de las aguas residuales de otros municipios. La nueva depuradora ha sido diseñada teniendo en cuenta la variabilidad natural de la estacionalidad de los caudales en la cuenca, sin que en ningún caso repercuta negativamente en los rendimientos de los procesos de depuración.

Según anunció Arriola, hasta que entre en funcionamiento la nueva instalación, el Ayuntamiento será el encargado de asegurar el cumplimiento de las condiciones de vertido fijadas en la vigente autorización.

Arriola destacó durante su intervención a pie de obra que "el buen estado del Zadorra en Salvatierra requiere una gestión del ciclo urbano del agua que vaya más allá de la mera explotación de las infraestructuras o el mantenimiento de las instalaciones y que tenga en cuenta la sostenibilidad ambiental, técnica y económica del ciclo urbano del agua".

Por su parte el director de URA señaló que para conseguir un buen estado ecológico de los ríos alaveses se necesita tanto profesionalización técnica como un correcto dimensionamiento de los entes gestores y abogó por que estos "aúnen sus esfuerzos en uno de mayor dimensión también en Álava; una confluencia que permitirá reducir los costes y universalizar las tarifas del agua".

La nueva depuradora es uno de los principales proyectos del acuerdo marco sobre infraestructuras hidráulicas (2017-2027) firmado por URA y la Diputación alavesa, acuerdo que supone una inversión global por parte del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco de 50 millones en el territorio.

La UTE constituida por Aquambiente Servicios para el Sector del Agua y Bycam es la encargada de acometer las actuaciones que permitirán poner en marcha la futura EDAR de Agurain y cumplir así con los "exigentes límites" fijados en la autorización de vertido al cauce del Zadorra, cuyo caudal se funde con el embalse de Ullibarri Gamboa.

Sainz agradeció la colaboración institucional para la puesta en marcha de la depuradora para hacer realizar "una infraestructura que consideramos fundamental, necesaria y urgente para asegurar el posible y futuro crecimiento de Agurain y también necesaria para cerrar el ciclo del agua y asegurarnos que mandamos agua limpia y en condiciones a nuestros ríos". El primer edil concluyó señalando que "es una realidad que la actual depuradora está sobrepasada en diez veces su capacidad".

Cifras