El ala dura de la UE impone su criterio y la acogida de refugiados será voluntaria

Los 27 alcanzan un acuerdo de mínimos sobre la acogida de afganos y pactan fortalecer la cooperación con países vecinos

01.09.2021 | 00:22
Varias mujeres afganas que se encuentran acogidas en la base naval de Rota. Foto: Efe

Bruselas – Tal y como se esperaba, los ministros del Interior de la Unión Europea solo lograron consensuar un acuerdo de mínimos ante el rechazo frontal del ala dura de la Unión Europea en entrar en un sistema de cuotas de refugiados como propuso la Comisión Europea. Así, los ministros del Interior de la Unión Europea solo acordaron ayer fortalecer la cooperación con países vecinos de Afganistán, como Pakistán o Irán, para evitar así "movimientos migratorios ilegales y descontrolados a gran escala", al tiempo que pactaron que la acogida de refugiados en el bloque será voluntaria.

Los Veintisiete se reunieron de manera extraordinaria en Bruselas con el objetivo de articular una respuesta común a las consecuencias de la crisis afgana con la intención principal de evitar que se repita el escenario de 2015, cuando llegaron a las fronteras exteriores de la UE cientos de miles de migrantes.

"La UE comprometerá y fortalecerá su apoyo a terceros países, en particular los países vecinos y de tránsito que albergan a grandes cantidades de migrantes y refugiados para que refuercen su capacidad de dar protección, condiciones dignas y seguras y una subsistencia sostenible para los refugiados y las comunidades de acogida", señala el texto pactado por los ministros europeos del Interior.

También enfatizan la necesidad de trabajar con los países de la región y de actuar "conjuntamente" a través de una "respuesta coordinada y ordenada" para "evitar la repetición de movimientos incontrolados y a gran escala de inmigración ilegal que sucedieron en el pasado", en una referencia velada a la crisis migratoria de 2015. "Deben evitarse incentivos a la migración ilegal", remarcan los Veintisiete en su declaración, en la que añaden que "como parte de los esfuerzos globales, se podría dar apoyo en forma de reasentamiento de refugiados de manera voluntaria" y dando prioridad a colectivos "vulnerables" como mujeres y menores de edad.

Acogida voluntaria En la rueda de prensa posterior a la reunión, la comisaria de Interior, Ylva Johansson, anunció que convocará en las próximas semanas un nuevo foro con otros socios internacionales para debatir la acogida de refugiados afganos, pero prefirió no dar un número concreto de personas que a las que los Estados miembros deberían conceder protección humanitaria. "Es importante que no nos centremos solo en nuestras fronteras, tenemos que actuar en Afganistán y en los países vecinos junto con la comunidad internacional porque la mejor forma de evitar una crisis migratoria es evitar una crisis humanitaria", defendió la sueca.

Johansson explicó que no se ha detectado un "gran incremento" de movimientos migratorios desde Afganistán a los países de la región, pero la UE debe estar preparada para cualquier posibilidad. "Por ahora no hay grandes flujos (de migrantes) a países vecinos, pero no sabemos lo que va a pasar en las próximas semanas o meses y tenemos que estar preparados para todos los escenarios", dijo, después de apuntar que la UE puede prestar o bien "ayuda directa a la población afgana" o a través del asentamiento de los más "vulnerables".

Otro aspecto que los ministros del Interior abordan en su declaración conjunta es las implicaciones de la situación en Afganistán sobre la seguridad del bloque. En este capítulo, los Veintisiete garantizan que "harán todo lo posible para que no derive en nuevas amenazas para los ciudadanos europeos. "Deben desarrollarse todos los esfuerzos para asegurar que el régimen talibán corta todos sus lazos con el terrorismo internacional y que Afganistán no se convierte de nuevo en un santuario para terroristas y grupos de crimen organizado", señala.

Preguntada por la relación de la UE con los islamistas, la comisaria Johansson aseguró que "la UE está bastante lejos de reconocer al régimen talibán", primero porque todavía no hay gobierno en Afganistán y segundo porque Bruselas ha puesto unas "condiciones claras". "Los talibanes dicen cosas que cumplirían con los derechos fundamentales, pero tenemos que juzgarles por lo que hagan y sabemos de lo que son capaces porque lo hemos visto en el pasado", destacó sobre los islamistas y la "terrible violencia" que infligieron cuando ostentaron el poder.

noticias de noticiasdealava