no hay signos de agotamiento del magma ni en la emisión de gases del volcán

La última colada toma contacto con la primera que emergió del volcán Ese primer río de lava no es el que ha llegado al mar y el que sí lo ha hecho, mantiene un flujo constante, describen

03.10.2021 | 00:01
Un hombre observa el volcán de Cumbre Vieja que ayer continuaba su actividad registrando una intensa emisión de gases a través de un amplio campo de fumarolas. Fotos: Efe

Santa Cruz de Tenerife – La colada de material magmático que emergió este pasado viernes de los dos nuevos centros emisores de lava que se abrieron a unos 600 metros del cono principal del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, tomó ayer contacto con la primera de las coladas que formó esta erupción volcánica. Carmen López, responsable de Vigilancia Volcánica del Instituto Geográfico Nacional (IGN) explicó que la nueva colada ha avanzado en paralelo a la primigenia con la que tomó contacto "lateral" aunque no se sabe con precisión si continuará la misma ruta, anunció la científica preguntada sobre este asunto.

Esta colada primigenia no es la que ha llegado al mar y la que sí lo ha hecho, mantiene un flujo constante, explicó. López señaló que en el cono principal hay varios centros activos y dos en el noroeste del mismo y no se descarta que se produzcan nuevos focos emisores de material volcánico. En este sentido, añadió que la erupción fisural continúa mostrando mecanismo estromboliano, con fases explosivas y efusivas simultáneas.

Así las cosas, el especialista en sismografía del Instituto Geográfico Nacional (IGN) Itahiza Domínguez afirmó, respecto a cuánto puede durar la erupción volcánica de Cumbre Vieja, que no hay signos de agotamiento del magma ni en la emisión de gases del volcán.

Domínguez subrayó, no obstante, que es pronto para saber cuánto puede durar la erupción ya que es necesario analizar más datos "y aun así no está claro que se pueda predecir cuándo va a acabar". "Lo iremos viendo con el tiempo. Todavía es pronto para saber si la erupción va a durar unas pocas semanas o mucho más tiempo", agregó el especialista.

Respecto a la evolución de este proceso volcánico, Domínguez consideró que sigue como este viernes con un cono principal que emite desde varios puntos piroclastos y nubes de cenizas. Recordaba, asimismo, que estas cenizas están creando columnas de hasta 6.000 o 7.000 metros de altura, aunque ayer –según la información facilitada por el IGN– la altura se ha rebajado hasta unos 4.000 metros.

El punto secundario, el cono secundario, en un flanco del principal, sigue emitiendo una colada de lava que es la que llegó al mar mientras que las dos nuevos focos, que se abrieron a 600 metros del principal, emite una colada bastante fluida.

Puede cambiar Domínguez confirmó que esta nueva colada se está conectando con la principal, aunque advirtió de que eso puede cambiar en cualquier momento porque son unas zonas de orografía compleja. "Los modelos podrían decir que se va para otro lado en función de la viscosidad, temperatura... Las lavas se pueden enfriar y crear barreras que hagan que acabe fluyendo en otra dirección. Hay que esperar y seguir pendientes de la información y los modelos predictivos que se puedan ir haciendo" señaló. El experto explicó que el cono volcánico puede ir cambiando poco a poco porque emite una cantidad de material importante y se desploma porque no tiene estabilidad y precisa que este viernes hubo una pequeña explosión y ayer emitía de nuevo ceniza. Añadía, en este sentido, que es posible que se acabe desprendiendo parte del cono pero es difícil que se derrumbe del todo aunque, a su juicio, mientras se mantenga la distancia de seguridad "no debería haber mayor peligro" si se produjera.

El técnico del IGN afirmó que en estas erupciones estrombolianas se pueden originar nuevos puntos de emisión cercanos a las bocas principales y no descartó que puedan surgir nuevas. Lo que sí descartó con la información de la que disponía ayer, es que aparezca una nueva zona de emisión en la zona de Fuencaliente por la actividad sísmica profunda. "No es un enjambre muy denso" indicó el especialista, que señaló que se está estudiando si la sismicidad está relacionada con un proceso de realimentación de magma a una mayor profundidad aunque, en caso de que fuera así, seguiría saliendo por las bocas principales.

También podría ser un ajuste del sistema magmático ya que las presiones están cambiando y el material que se expulsa viene de muy abajo, donde puede haber una sobrepresión, pero eso se evaluará con el tiempo, matizó. Por ahora, está afectando al sistema magmático que está abierto y que está liberando su presión a través de la emisión del cráter principal.

Las cifras

885

La erupción volcánica ha afectado ya a 1.005 edificaciones, de las que 885 han sido destruidas y 105 están dañadas o en riesgo de ser destruidas. Además, ha dejado inutilizados 28,3 kilómetros de carretera y 201 personas, de las más de 5.500 evacuadas, están albergadas en un hotel de Fuencaliente.

3.304

La ceniza expulsada ha cubierto una superficie de 3.304 hectáreas. Y la fajana creada por la lava que ha llegado al mar está a una distancia superior a 475 metros de la línea de costa, alcanzando la profundidad de 30 metros mientras que la superficie cubierta por esta plataforma es de 27,7 hectáreas.

21

El IGN localizó en las últimas horas 21 terremotos en el entorno de la erupción del volcán, dos de ellos sentidos por la población.

Otros apuntes

Playas y parcelas devastadas sin piedad por la lava

Surf. El magma del volcán ha eliminado al llegar al mar "cualquier vestigio de la zona de Guirres, una zona reconocida y disfrutada por multitud de surfistas", lamentaban desde la Federación española de este deporte. El presidente de la canaria, Ángel Lobo, especificó que la zona de los Guirres "tenía una gran calidad de olas, con múltiples picos" y se refirió a ella como "un lugar mágico".

Plataneras. La rotura de la conducción de agua en El Remo ha dejado sin suministro de riego a más de 600 hectáreas de plantaciones de plataneras en esa zona, según informó su alcaldesa, Noelia García. Los agricultores habían usado hasta este viernes el agua de esta conducción para regar sus fincas, en su mayoría pequeñas explotaciones. Resistió pese al avance de la lava por la carretera de la costa, pero finalmente se ha roto. La llegada de una desaladora, prevista para la semana que viene, pueda paliar en parte las consecuencias de que las plataneras queden tanto tiempo sin regar.

noticias de noticiasdealava