alerta sanitaria

Un laboratorio con tarjetas de embarque

17.05.2021 | 01:03
Momento en que Sergio le practica la prueba a Sara el pasado viernes.

Aena ha abierto la clínica para facilitar los viajes tanto a los turistas como a los pasajeros que vuelven a su origen

Sara Morales acudió el viernes por la mañana a hacerse una PCR. Lo hizo con tiempo, ya que tenía previsto volar ayer desde Bilbao a Londres tras hacer escala en Madrid. A pesar del trastorno de acudir al aeropuerto para tomar la muestra, no lo dudó. "Me fío más de un laboratorio que hace en un aeropuerto los test, sobre todo de cara a la documentación que se pueda necesitar en destino", indica a DNA poco después de salir de la clínica con la nariz todavía resentida por el paso del hisopo.

Sara hacía referencia a que los resultados de la prueba los envían tanto en castellano como en inglés, algo que no todos los laboratorios ofertan. El motivo de su viaje era volver a su puesto de trabajo en Londres después de estar en casa de la familia de Barakaldo el último mes y medio, una dosis intensa tras ocho meses sin poder viajar a Euskadi.

Sara es un ejemplo de los muchos clientes que está teniendo la clínica de La Paloma que gestiona Eurofins Megalab, unos laboratorios franceses especializados que ganaron el concurso público abierto por Aena para ofrecer a los viajeros de 14 aeropuertos del Estado la posibilidad de hacerse pruebas para detectar el virus maldito. "El objetivo es facilitar el regreso a origen de pasajeros y turistas a los que se les exige resultados negativos de covid en destino o para evitar cuarentenas", indicaron fuentes de la dirección en Bilbao.

Sergio, enfundado en un riguroso traje protector blanco con mascarilla y pantalla, era el viernes el encargado de tomar las muestras a los pasajeros que habían cogido cita previa. Ana, su compañera, gestionaba todo el papeleo aunque, como ambos comentaban, "vamos cambiando de labor cada pocas horas porque aguantar todo el día con el EPI es imposible". Estos dos técnicos de laboratorio son los que, junto a otros dos compañeros, se turnan para cubrir un servicio que "está teniendo buena acogida, incluso antes de que saliéramos del estado de alarma". Y es que no solo acuden viajeros que van a tomar un vuelo, también se han encontrado con clientes que, por el coste económico de las pruebas, acuden a Loiu, además de otros viajeros que parten de Euskadi en coche o en barco.

Los vuelos de Amsterdam En el mes y medio largo que llevan ofreciendo el servicio, los pasajeros con destino a Amsterdam son los que más quebraderos de cabeza están suponiendo para Sergio y Ana. La razón, cuentan, es que "allí requieren pruebas efectuadas con muy pocas horas de antelación y algunos viajeros se enteran aquí de la normativa y quieren que les hagamos los test lo más rápido posible".

En las exiguas instalaciones se toman las muestras de las cuatro pruebas que realizan y allí mismo obtienen los resultados de tres, los test rápidos para antígenos y anticuerpos, así como una PCR rápida cuyo positivo o negativo se aporta tan solo dos horas y media después del exudado nasal. Las muestras para PCR habituales se mandan por transporte especial a unos laboratorios de Santander. En todos los casos, una vez obtenidos los resultados se envían directamente vía e-mail al paciente.

Rosa Paz González es la responsable del puesto de Loiu y, aunque no han sido muchos los casos, dice que "ya hemos tenido algún positivo del que hemos tenido que dar parte a las autoridades sanitarias y al aeropuerto". Un resultado que "casi nadie acepta bien", apostilla. Fue el caso de un ciudadano ruso y dos chicas polacas que vieron abortados sus viajes y se tuvieron que quedar en Euskadi en cuarentena y bajo vigilancia de Osakidetza.

noticias de noticiasdealava