La vacunación de los trabajadores de centros de día de Euskadi empezará este viernes

Asimismo, la semana que viene está previsto empezar con las personas de más de 100 años

17.02.2021 | 15:51
Vacunación

Los trabajadores de los centros de día de Euskadi empezarán este viernes a recibir la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19 y "seguidamente" arrancará la inoculación de las policías locales y de los trabajadores de servicio de ayuda a domicilio tras consensuar el calendario con las instituciones competentes.

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha comparecido en comisión parlamentaria para informar de la evolución de la pandemia en Euskadi, donde la cepa británica representa ya un 20 % de los positivos, por lo que se revisará el protocolo de secuenciación de las muestras en los laboratorios para comprobar si esta variante supone o no una mayor contagiosidad.

En su comparecencia Sagardui ha anunciado que Euskadi recibirá la semana que viene 810 dosis de Moderna, en vez de las 1.600 esperadas, lo que se suma al hecho de que esta semana no ha llegado ningún vial de esta farmacéutica.

Esto no pondrá en riesgo la inmunización de las personas que han recibido la primera dosis gracias al "stock estratégico" que Osakidetza ha guardado desde el principio. Sin esa reserva "este lunes habría personas de primera línea de atención sanitaria que no tendrían su segunda dosis", ha advertido la consejera, que ha recordado que el Ministerio recomienda ahora mantener un stock ante posibles fallos de suministro.

Ha valorado que las 4.500 dosis de AstraZeneca que este miércoles han comenzado a recibir los ertzainas menores de 55 años supone llegar hasta el 60 % de la plantilla, al tiempo que ha avanzado que en los próximos días se decidirá el calendario de vacunación para trabajadores de centros de día, servicios de ayuda a domicilio y policías locales.

Los primeros de ellos en recibir la primera dosis serán los empleados de centros de día para personas mayores y está previsto que arranque este mismo viernes.

En cuanto a la anunciada vacunación de las 152.000 personas mayores de 80 años que hay en Euskadi y que no viven en residencias, Sagardui ha especificado que la semana que viene está previsto empezar con las personas de más de 100 años, para pasar después al grupo que supere los 95 y así sucesivamente.

Ha explicado que la vacunación del personal sanitario de Osakidetza que trabaja en primera línea no ha podido completarse aún debido a que no han llegado las vacunas esperadas de Pfizer y Moderna, aunque ya se ha inoculado al 45 % del total de la plantilla de Osakidetza. También se ha iniciado, ha precisado, la vacunación de sanitarios de primera línea de la red privada.

No ha querido "aventurar" fechas ni crear "expectativas" sobre el ritmo de vacunación porque está "condicionado por algo que está absolutamente fuera del control" del Departamento de Salud, como es "el flujo de llegada de vacunas". Si no se va más rápido, ha añadido, "no es cuestión de capacidad sino de disponibilidad".

La vacunación en Euskadi "lleva ritmos distintos" a otras comunidades -debido a su estrategia de reservar parte de las dosis- pero el orden de priorización de colectivos es el mismo, ya que lo determina la Comisión de Salud Pública, ha explicado.

Hasta la fecha han llegado a Euskadi 132.130 vacunas de Pfizer y Moderna y se mantiene un stock de 21.000 dosis de Pfizer durante tres semanas y de 3.000 de Moderna durante cuatro. El resto se administrarán esta semana o ya se han inoculado a los mayores de residencias, al personal que los atiende, y a los sanitarios de primera línea.

Críticas al sistema de vacunación

Entre los grupos de la oposición se han vuelto a escuchar críticas al proceso de vacunación. Rebeka Ubera (EH Bildu) ha asegurado que le han transmitido que en el Hospital de Cruces se está vacunando antes a personal de secretaria que no atiende directamente a pacientes que a profesionales sanitarios.

Ubera también ha reclamado a la consejera que aclare el numero de fallecidos en las residencias de Bizkaia por la covid porque según ha dicho el Ejecutivo ha informado de 500 y un informe publicado en prensa habla de 1.000.

A este respecto el viceconsejero de Salud, José Luís Quintas, ha explicado que los datos de mortalidad son "estimaciones" y que la única fuente fiable es el registro de mortalidad de Osakidetza, en el que un certificado médico indica la causa de la muerte, aunque ha reconocido "un decalaje" entre la muerte y la certificación de la causa oficial.

Jon Hernández ha asegurado que Elkarrekin Podemos-IU no cuestiona la estrategia de reservar parte de las vacunas pero sí la planificación y ha censurado que los trabajadores de las ambulancias no hayan sido vacunados cuando están en "primerísima línea".

Laura Garrido (PP) también ha considerado que la vacunación se desarrolla de forma "un tanto caótica" y a un ritmo "absolutamente lento", sin un plan específico y con "cierto desorden" a la hora de priorizar colectivos.

Amaia Martínez (VOX) ha hablado de "improvisación" y "falta de transparencia" y ha preguntado si el Gobierno Vasco dispone de informes que certifiquen que los contagios aumentan cuando los bares están abiertos.

Desde los grupos que apoyan al Ejecutivo, Luis Javier Tellería (PNV) ha felicitado a la consejera porque se esté vacunando con "eficiencia" pese a desconocer cuántas vacunas llegan cada lunes, y Ekain Rico (PSE-EE) ha apelado a la responsabilidad de la ciudadanía para que la curva siga bajando.