Alerta sanitaria Alerta Sanitaria

Urkullu califica la situación en Euskadi de “extrema gravedad”

El lehendakari advirtió de que enero puede sufrir el efecto de las fiestas

07.01.2021 | 00:49
Urkullu califica la situación en Euskadi de “extrema gravedad”

gasteiz – El lehendakari, Iñigo Urkullu, alertó de que la situación de la pandemia del covid-19 en Euskadi "sigue siendo de extrema gravedad", por lo que afirmó que es "imprescindible" cumplir las medidas preventivas y advirtió de que el efecto de las fiestas y celebraciones navideñas se puede sufrir a lo largo de todo este mes. A través de un mensaje en las redes sociales, el lehendakari recordó que la Comisión Técnica del LABI mantuvo el lunes una reunión de trabajo y está convocada para mañana y el lunes.

En el marco de su mensaje, Urkullu dijo que "es imprescindible" cumplir las medidas preventivas. En primer lugar, "porque así lo determinan las autoridades sanitarias" y, en segundo, "porque estas medidas se adoptan tomando en consideración y ponderando de manera equilibrada sus efectos socioeconómicos y emocionales para la sociedad".

Urkullu manifestó que "en todos estos indicadores se ha constatado un claro estancamiento en la evolución positiva que se había experimentado desde principios de noviembre" y consideró que "la evolución epidemiológica es negativa y preocupante". Esta tendencia, alerta, "podría confirmarse en los próximos días, afectando por tanto a los resultados de hospitalizaciones, utilización de UCI y, finalmente, a los fallecimientos".

Por ello, mantuvo que "esta realidad objetiva no permite ningún tipo de relajación. Seguimos en un contexto de incertidumbre y riesgo que exige una posición de máxima vigilancia y control. Sigue siendo prioritario y responsabilidad de todos contener y, en la medida de lo posible, reducir la transmisión del virus", para reiterar el llamamiento a mantener "el compromiso cívico con las medidas preventivas y de salud pública".

Sobre la limitación de reunión a seis personas, Urkullu dijo que "está demostrado que uno de los factores que más contribuye a la transmisión del virus es el contacto con personas diferentes". Por ese motivo, defendió que "la medida preventiva más eficaz es reducir las relaciones al grupo de convivencia habitual, esto es, la burbuja social".

En cuanto a los confinamientos perimetrales, tras indicar que los confinamientos "reducen significativamente la movilidad y este es un factor que propaga el virus de forma indudable", aseveró que el confinamiento "se ha demostrado eficaz en la reducción de la expansión del virus porque este viaja con las personas".

Urkullu justificó el mantenimiento del toque de queda porque es la medida que se ha demostrado "más eficaz en toda Europa" porque "evita las relaciones de ocio nocturno, un contexto de máximo riesgo en el que se relajan las medidas de prevención, hay contactos más estrechos y se usa menos la mascarilla".

Por otro lado, subrayó que "nadie ha responsabilizado a la hostelería" y aseguró que las medidas adoptadas "afectan a toda la sociedad". "De hecho, lo que en todo momento se pretende evitar es el confinamiento domiciliario y la suspensión de todas las actividades".

Por último, sobre el avance de la vacunación explicó que "es necesario garantizar la pauta de vacunación que requiere dos dosis, la segunda 21 días después de la primera". "Tenemos que asegurar las condiciones de vacunación segura para los colectivos prioritarios: personas mayores en residencias, personal sanitario y socio-sanitario", precisa, para añadir que conforme se reciban las vacunas las van a ir dispensando a estas personas.

"La medida preventiva más eficaz es reducir las relaciones al grupo de convivencia habitual"

"Lo que en todo momento se pretende evitar es el confinamiento domiciliario"

Iñigo Urkullu

Lehendakari