El alcalde fusilado aquel otro 11-S

13.09.2021 | 00:28
El certificado de defunción de Felipe Urtiaga, fusilado en el cementerio de Derio. Foto: Berriz 1936 Gogoratzen

Al tiempo que el sábado se cumplían 20 años del 11S contra las torres gemelas de Nueva York, también se conmemoraba 84 años del fusilamiento del alcalde berriztarra Felipe Urtiaga Eguren, de Izquierda Republicana

Los atentados del 11 de septiembre de 2001, también llamados por el numerónimo 11-S y en inglés 9/11 fueron una serie de cuatro ataques cometidos la mañana del martes 11 de septiembre de 200 contra las Torres Gemelas de Nueva York (Estados Unidos). El mismo día del calendario, aunque en 1937, los franquistas pusieron punto y final a la vida del alcalde de la anteiglesia de Berriz en el paredón del cementerio de Derio. Felipe Urtiaga Eguren era representante del partido Izquierda Republicana y fue también capitán de la marina mercante y fondista, así como empresario que constituyó una firma de limonada que tenía como lema publicitario: Con agua destilada de los célebres manantiales del monte Oiz.

Según información recabada por la asociación memorialista Berriz 1936 Gogoratzen, Urtiaga nació el 6 de junio de 1882 en Berriz. Fue el mayor de siete hijos que el matrimonio formado por Ascensión Eguren y Patxi Urtiaga dio al mundo. Felipe, el hijo mayor, estudió en Comillas (Cantabria) y con los años sacó adelante los estudios de capitán de marina mercante. Contrajo matrimonio con Celestina Arginzoniz y el matrimonio tuvo tres hijas: Pilar, María Luisa y Niceta. La vida en la mar le separaba de su familia y por ello decidió junto a un socio abrir la fábrica de limonadas The Soda Water en su pueblo de nacimiento.

Pero no quedó ahí su talante inquieto. En las elecciones de 1931, resultó elegido alcalde, siendo el primer regidor del municipio del sureste vizcaíno durante la Segunda República. Con la makila de mando en sus manos llegó a construirse el frontón de Olakueta de la localidad y las escuelas. También son de entonces las escuelas de Sarriko y Uribe. En 1934 dimitió como alcalde en contra de la imposición del Gobierno central de Madrid. En las elecciones democráticas de 1936 fue, sin embargo, reelegido alcalde.

Desde Durango 1936 Kultur Elkartea ponen en valor esta figura histórica y democrática. "Felipe fue republicano y defendió la democracia y el Estatuto de Euskadi hasta el último día de su vida. Como puede verse en las actas de los libros de temporada del Ayuntamiento de Berriz, Felipe era sabio y progresista en ideas. Fue miembro de Izquierda Republicana", confirman.

Este precisamente es un punto que baila en las diferentes informaciones publicadas sobre su afiliación. En diferentes reportajes se cita a Felipe Urtiaga Eguren como un hombre militante del PNV y se le califica, por lo tanto, como jeltzale. El devenir de los años ha creado un halo misterioso al respecto aunque quienes han estudiado su figura coinciden en señalar que no hay duda, que las credenciales dicen que era de Izquierda Republicana.

Con el estallido de la guerra militar de julio de 1936, Urtiaga se vio en la tesitura de tener que organizar los Comités de Defensa de la localidad, hasta que el Gobierno de Euskadi nombró la zona de guerra de Berriz. En noviembre de 1936 terminó sus funciones como alcalde, pero hasta la entrada de los sublevados fue concejal y miembro de la Comisión de Investigación.

El 15 de febrero de 1937 Ramón Aldasoro, Consejero de Comercio y Abastecimiento, lo nombró miembro de la Comisión de Compra y Distribución de carne. En aquellos días tuvo que exiliarse a Bilbao. Acabaría fusilado.

El mismo día que asesinaron a Urtiaga, también acabaron con la vida del guardia municipal del PSOE, José Agirre López. La sangre de los dos cuerpos se enfrió en los muros del cementerio de Derio.

Aquellos aferrados a la ideología nacida del odio y la supuesta supremacía también mataron en otras jornadas al foral Gregorio Urkijo Alberdi, al trabajador del Hospital de Salud Mental de Zaldibar Agustín Milikua Garitagoitia y a Fermín Aranguren Alberdi. De aquellos a quienes los franquistas dieron lo que ellos calificaban con sarcasmo "el pase", se conservan manuscritos de horas antes de que toparan con la muerte. "Te juro que muero inocente", escribía en su despedida José Agirre a su mujer, María Zabala. El alcalde, Felipe Urtiaga, redactaba 75 años atrás: "Mi conciencia está tranquila pero mi carne se resiste a que sea eliminado de este mundo (...). En su día tendrán que dar cuenta de su actuación", apuntaba el republicano, quien concluía: "Espero y no tengo la menor duda de que ganará el Gobierno legítimo y se implantará el Gobierno de Euskadi", concluía el alcalde.

Agustín Milikua, por su parte, deseaba recibir fotos de sus hijos. "De buena gana les daré unos abrazos", anhelaba. El doctor en medicina y forense Manuel Fontán Lorenzo certificó el asesinato del regidor con las siguientes palabras: "Felipe Urtiaga Eguren resulta haber fallecido como resultado de las lesiones producidas por arma de fuego. A 11 de septiembre de 1937, segundo año triunfal", se puede leer en un documento que atesora 1936 Berriz Gogoratzen para la memoria colectiva.

Capitán de la marina mercante, dejó la mar para estar cerca de su familia y fue elegido alcalde de Berriz en las elecciones de 1931

Con el estallido de la guerra, Felipe Urtiaga se vio en la tesitura de tener que organizar los Comités de Defensa de la localidad

noticias de noticiasdealava