Junts y la CUP exigen a ERC “lealtad en el relato” y no renuncian a la unilateralidad

El partido de Puigdemont percibe en Esquerra una “guerra interna” donde Junqueras busca “dejar claro quién manda”

09.06.2021 | 00:49
Pere Aragonès, junto a la consellera de Presidència Laura Vilagrà y el vicepresident Jordi Puigneró, ayer antes de la reunión del Govern. Foto: Efe

barcelona – El alejamiento de Esquerra de la vía unilateral ha convulsionado al independentismo, cuyos actores exigen a los republicanos que aclaren su posicionamiento y, principalmente, "lealtad en el relato". La misiva de Oriol Junqueras donde apuesta por el diálogo y la negociación como la estrategia más plausible para solucionar el conflicto político en Catalunya ha sacudido de nuevo las relaciones entre los socios y aliados del Govern. Junts y la CUP declaran abiertamente su escepticismo sobre las posibilidades de alcanzar un pacto con el Estado español pese a que el Gobierno de Pedro Sánchez no deja de hacer llamamientos a la conciliación y prepara el guiño de los indultos de los presos soberanistas. El partido de Carles Puigdemont considera que la llamada vía escocesa del referéndum acordado es "una vía muerta" ya que Moncloa hace tiempo que le dio el portazo. "Decir lo contrario es generar unas expectativas inalcanzables", aseguró la portavoz posconvergente Miriam Nogueras. Tampoco los antisistema se fían de los gestos de distensión y aseveran que es España quien "prácticamente obliga a ir por la vía unilateral ya que no deja otro margen de maniobra", apuntó la diputada en el Parlament Laia Estrada. La sociedad civil, a través de la ANC, mostró sus recelos ante el pragmatismo de la formación que lidera Pere Aragonès.

"Esquerra debe explicar si ha cambiado de posición o si quiere hacer algún matiz" al acuerdo de legislatura, dicen en JxCat, porque "nosotros seguimos donde estábamos, en la amnistía y la autodeterminación", sin que "la solución pase por renunciar a nada". Es más, el presidente de Junts en la Cámara catalana, Albert Batet percibe "falta de coherencia" entre el planteamiento documentado de ERC y lo expuesto por Junqueras, por lo que intuye "una guerra de poder interna". De hecho, en un mensaje enviado por whatsapp a los militantes, señala lo siguiente: "Me pregunto por qué con 33 diputados tienen el derecho a hablar unilateralmente de abrir una nueva etapa y matar octubre de 2017. ¿De qué sirven las reuniones del independentismo que debían fijar una estrategia conjunta?".

"La contradicción interna de ERC no cambiará nuestra estrategia del 52%", recalcó Batet, que ignora si la posición del republicano es el precio que ERC ha negociado para unos indultos que cree podrían otorgarse en un mes. Junts va más allá y sostiene que lo de Junqueras se puede interpretar "como un aviso y una enmienda a Aragonès para dejar claro quién manda". Desde Junts pedirán las explicaciones oportunas en los mecanismos de coordinación establecidos, y preguntarán a quién deben creer, a Junqueras o a la portavoz Mata Vilalta. "Nosotros tenemos un acuerdo votado por el 80% de la militancia por desarrollar. No renunciaremos nunca al 1-O y a la vía unilateral", zanjó Batet.

La CUP marca igualmente terreno y le advierte a Aragonès de que en dos años tiene comprometido someterse a una moción de confianza, y no parece que la casilla de salida sea del gusto de los anticapitalistas. "Habrá que hacer tantos 1-O como haga falta para defender nuestros derechos sociales y nacionales", dijo Estrada, precisando que Junqueras tiene todo el derecho del mundo a expresar su opinión, y la CUP "todo el suyo para discrepar". El partido no aceptará que se trate de cerrar con un acuerdo político desde arriba lo que abrió la ciudadanía desde abajo. También trasladan un mensaje a Junts: "Lo que no puede ser es que vengamos de una legislatura en la que la unilateralidad ha brillado por su ausencia, y ahora haya quien quiera aprovechar que ERC se posiciona de forma clara para situarse en las antípodas. No solo se tiene que predicar, sino que se tiene que practicar".

aplausos desde moncloa El Govern echó ayer balones fuera. Su nueva portavoz, Patricia Plaja, evitó entrar al trapo y reiteró el compromiso en alcanzar la independencia mediante la amnistía y el derecho a la autodeterminación. El Ejecutivo de Aragonès se prepara abrir el diálogo con Sánchez pero recuerda que "ni se está ni se ha entrado en una etapa de normalización". Pero Moncloa no deja de mostrar su satisfacción con la carta de Junqueras que "no solo es un gesto importante sino un paso que avanza en el camino y en la dirección correcta", afirmó la ministra portavoz, María Jesús Montero. El Gobierno español dará "pasos decididos" para lograr el "acercamiento imprescindible" con Catalunya a fin de "dar una oportunidad" a las nuevas generaciones de manera que puedan vivir en "paz social. Ojalá seamos capaces de recuperar los puentes que se dinamitaron". Desde el PSOE, su portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, aplaudió los "pasos valientes" que afirma está dando ERC al exhibir "una voluntad de diálogo sincera". Todo lo contrario opina un PP que sigue escuchando "la misma música". Y es que, según su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, Sánchez "es capaz de asumir el guión" que defiende el independentismo y conceder el referéndum. Por eso desde Génova recalcan que siguen existiendo "los mismos motivos" para manifestarse el domingo en Colón.

lakua, por la bilateralidad Mientras, desde la óptica de Euskadi, el Gobierno Vasco piensa que la aportación de Junqueras puede ser "positiva y constructiva". Su portavoz, Bingen Zupiria, recordó que tanto Iñigo Urkullu como los socios de Lakua, PNV y PSE, "han hecho un esfuerzo y una apelación permanente a las vías de diálogo para avanzar en el acuerdo". Y que el lehendakari ha abogado siempre por la "relación bilateral como una vía para fomentar el entendimiento, la convivencia democrática y los acuerdos entre diferentes instituciones". Por su parte, EH Bildu entiende que si la Constitución de 1978 "va a ser el traje que encorsete la solución al conflicto, habrá que cambiarla". Su portavoz, Mertxe Aizpurua, instó a Sánchez a apostar por un diálogo "honesto" y "sin miedo a las campañas constantes de la derechas reaccionarias" para atajar los problemas que tienen que ver con la plurinacionalidad y saludó, de entrada, su intención de dejar atrás la "judicialización".

El revuelo a cuenta de la vía unilateral ha despertado voces como la del expresident Quim Torra, que ha sido tajante lanzando un dardo a Junqueras. "La vía unilateral es la única posible, yo no renuncio a ella, ni renunciaré nunca", constató en su cuenta de Twitter. Impresión diferente tienen en el PDeCAT. Su portavoz, Ferran Bel, matizó que la solución "a la escocesa" sería "técnica y jurídicamente posible" en una interpretación amplia de la Constitución. Por hablar lo hizo hasta el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, convencido de que la carta de Junqueras es "la mejor noticia de la legislatura y un paso decisivo al meter" la unilateralidad "en el baúl de los recuerdos".

UGT y CCOO. Ambas organizaciones sindicales defendieron ayer la necesidad de conceder los indultos a los líderes del 'procés' para abrir un "nuevo tiempo político" y "superar episodios pasados" en Catalunya. En un comunicado conjunto, pusieron en valor "las vías de negociación" entre las fuerzas políticas catalanas y entre los dos gobiernos porque "tienen un papel decisivo que jugar" en un contexto donde el Estado español se encuentra en un "nivel de frentismo político muy poco recomendable".

dos jueces del tc

dan la razón a sànchez y cuixart

Derecho de reunión, vulnerado. Los magistrados del Constitucional Juan Antonio Xiol y María Luisa Balaguer creen que el Supremo vulneró el derecho de reunión de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, los líderes sociales condenados por sedición en una sentencia que "amenaza con empobrecer nuestra democracia". El TC desestimó la pasada semana sus recursos pero, como en las anteriores resoluciones, estos dos jueces se desmarcan de la mayoría y ven desproporcionadas las penas.

Consellers inhabilitados. Los exconsellers Meritxell Borràs, Carles Mundó y Santi Vila cumplirán hoy con la pena de veinte meses de inhabilitación que les impuso el Tribunal Supremo por un delito de desobediencia al Constitucional. Extinguida la pena, todos ellos, que trabajan en el sector privado, podrían volver a ocupar cargos públicos en cualquier ámbito. Por su parte, la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, ha sido citada para declarar por su papel en el 1-O.

"Con 33 diputados, ¿por qué ERC tiene derecho a hablar de 'nueva etapa' y matar octubre de 2017?"

albert batet

Presidente de Junts en el Parlament

"El Estado nos obliga prácticamente a ir por la vía unilateral al no dejar margen de maniobra"

laia estrada

Diputada de la CUP en el Parlament

"Nos abrimos al diálogo pero ni se está ni se ha entrado en una etapa de normalización"

patricia plaja

Portavoz del Govern

"La carta de Junqueras es un gesto importante y avanza además en la dirección correcta"

maria jesús montero

Ministra portavoz del Gobierno español

"Urkullu siempre aboga por la bilateralidad como vía para la convivencia y el entendimiento"

bingen zupiria

Portavoz del Gobierno Vasco

noticias de noticiasdealava