Moncloa culpa a Torra del retraso de la mesa de diálogo

La portavoz del Gobierno español dice que el president quiere retrasar la reunión hasta después de las elecciones catalanas

07.08.2020 | 00:37

madrid – La mesa de negociación entre los gobiernos español y catalán sigue atascada y los tres protagonistas, Pedro Sánchez, Quim Torra y Pere Aragonés, no terminan de acordar siquiera la fecha para la segunda reunión. Julio era el momento señalado tras el primer y único encuentro de este foro en febrero pasado. Julio ha quedado atrás y agosto lleva el mismo camino. El acuerdo entre las partes de momento se torna imposible entre los presidentes español y catalán, mientras van pasando casillas del calendario y la hora de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado de 2021 se va acercando.

El Gobierno español tiene "disponibilidad absoluta" para que la mesa de diálogo con Catalunya se celebre en agosto, señaló ayer la portavoz del Ejecutivo de Sánchez, María Jesús Montero. Pero a renglón seguido puso la carga de la culpa sobre Torra, a quien preguntó si quiere que se celebre la reunión antes de las elecciones catalanas. Los comicios aún no han sido convocados por el president catalán y todo apunta a que serán en otoño. En función de los escenarios políticos –la refundación del antiguo espacio de Convergència en torno a la marca JxCat– y judiciales que esperan a Torra –el 17 de septiembre declarará ante el Tribunal Supremo y es posible que sea inhabilitado para el cargo– se barajan las fechas de octubre pero también de diciembre.

"Hemos tenido disponibilidad absoluta en el mes de julio, que era la primera tentativa y tenemos disponibilidad en el mes de agosto", aseguró Montero en una entrevista con Efe, en la que instó a Torra a aclarar qué quiere hacer. "No puede mantener mucho tiempo esta situación de sí pero no", apostilló. Montero recordó que el Gobierno español ha dicho que sí a la mesa, ERC también y ahora falta que el Govern se ponga de acuerdo sobre qué es lo que quiere, "reunir a la mesa de diálogo: ¿sí o no?". La ministra deja la pelota en el tejado de Torra y considera que las formaciones catalanas están ya en clave electoral y de ahí las dudas de Torra para convocar la mesa de diálogo.