Erkoreka cree que no habrá reticencias para transferir la SS a Euskadi porque está en su acuerdo con PNV

Recuerda que también "hay un compromiso para ir más allá del cumplimiento estricto del Estatuto" de cara a un nuevo escenario de autogobierno.

15.01.2020 | 15:01

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, cree que no habrá reticencias por parte del Ejecutivo central para transferir la gestión económica de la Seguridad Social a Euskadi porque el acuerdo que ha suscrito con el PNV "habla de todas las transferencias pendientes y no excluye ninguna".



BILBAO. Erkoreka ha asegurado que, "a estas alturas, no hay motivo para excluir de ese listado de transferencias pendientes ninguna de las materias que llevan ya 40 años puestas sobre la mesa".

Ayer mismo, el portavoz del Ejecutivo autonómico recordó que Pedro Sánchez trasladó al Lehendakari, Iñigo Urkullu, en su conversación tras la investidura, que completar el Estatuto de Gernika "es un objetivo prioritario para este año 2020".

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Josu Erkoreka ha señalado que el pasado lunes ya "lanzó un mensaje" a la nueva ministra de Política Territorial, Carolina Darias, para solicitarle un encuentro y trabajar para "culminar" el Estatuto de Gernika con el traspaso de las materias pendientes.

No obstante, ha apuntado que "era consciente en aquel momento de que sus urgencias inmediatas iban a ser otras". "Pero tiene una llamada día recibida ya en su oficina. A partir de ahí, volveré a intentarlo esta misma semana", ha subrayado.

A su juicio, es necesario reanudar las conversaciones pendientes sobre la agenda de transferencias pendientes, "ya con una mediación y un compromiso explícitos del propio presidente del Gobierno para retomar el calendario y seguir avanzando en su desarrollo", ha indicado.

Tras reconocer que "es ambicioso" que se pueda completar el texto estatutario este 2020, ha apuntado que "hay trabajo desbrozado", pero hace falta "disposición y voluntad de alcanzar acuerdos por el Gobierno central".

Al margen de la voluntad que mantengan los máximos representantes políticos, ha dicho que también existe "un aparato burocrático que tiene sus ritmos, sus actitudes, sus mecanismos de funcionamiento" y que no actúa con la celeridad que al Gobierno Vasco le gustaría. "Cualquiera de las transferencias que hay que hacer a Euskadi son obras de orfebrería que hay que trabajar una por una", ha remarcado.

NUEVO ESTATUTO.

Josu Erkoreka ha apuntado también que en el acuerdo alcanzado con el PNV "hay una referencia a la conformación del autogobierno vasco futuro, y un compromiso para emprender las modificaciones normativas y legislativas que fueran precisas para asegurar que el modelo de organización territorial del Estado pueda responder a la diversidad de identidades políticas".

"Hay una voluntad explícita de adaptación, no ya de la acción del Gobierno central, sino incluso de la propia estructura de la organización territorial del Estado a esa diversidad y a esas diferentes aspiraciones e identidades que existen en los diferentes territorios del Estado español", ha añadido.

Según ha explicado, también "hay un compromiso para ir más allá del cumplimiento estricto del Estatuto de Gernika de cara a ese horizonte futuro y a ese nuevo escenario de autogobierno que está esbozándose ya en la ponencia de autogobierno del Parlamento vasco".

"Yo creo que se han dado pocos pasos hasta la fecha que nos suministre indicios fiables respecto a lo que pueda ser o lo que vaya a ser la actitud del Gobierno central en relación a la organización territorial del Estado", ha añadido. No obstante, ha subrayado que Sánchez ha asegurado que ésta será la legislatura del "diálogo social y territorial".

JUDICIALIZACIÓN.

Josu Erkoreka ha manifestado que existe "una rueda puesta en marcha por el Gobierno central desde hace muchísimo tiempo, que se dedica a otear la producción normativa de las comunidades autónomas, sobre todo de la catalana y de la vasca, y hace advertencias cada vez que detectan una posible vulneración de la Constitución o del marco del reparto competencial".

"Eso sigue funcionando con toda intensidad y tiene que ser el nivel político el que aplaque, module y reformule ese tipo de planteamientos, pero esa rueda sigue funcionando de forma inexorable", ha insistido. En su opinión, el aparato burocrático "tiene mucha capacidad para condicionar las decisiones políticas, sobre todo, cuando el impulso político no es lo suficientemente firme".