Nuevo tiroteo en EEUU, el tercero desde hace dos semanas

Biden pide al legislativo una regulación que limite la posesión de armas como la de rifles automáticos

01.04.2021 | 23:47

LOS ÁNGELES – Al menos cuatro personas, entre ellas un menor, murieron el pasado miércoles en un tiroteo en un edificio de oficinas en la ciudad estadounidense de Orange, en el estado de California. Asimismo, una mujer y el presunto autor de los disparos se encuentran en estado crítico en el hospital, ambos por heridas de bala, según recoge NBC. Por otra parte, la Policía informó de que llegó a la escena durante horas de la tarde y terminó involucrada en un intercambio de disparos con el autor. No se reveló la identidad del agresor, ni sus víctimas, ni el motivo que desencadenó el tiroteo.

Según aseguró la portavoz de las fuerzas de seguridad Jennifer Amat a NBC, no se sabe si las heridas del autor las causó un arma policial o fueron autoinfligidas, pero se recuperó su arma de la que se espera extraer información más precisa. Por otro lado, Amat dejó claro que la ciudad es un lugar tranquilo donde este tipo de incidentes no son comunes. Aseguró que la localidad no ha "tenido una situación como esta desde el tiroteo de Caltrans en 1997". El edificio donde se desató la tragedia cuenta varios locales comerciales. A pesar de que la portavoz, Amat, prefirió no desvelar el lugar exacto donde comenzó todo, si aseguró que fue dentro de una de las tiendas. Más tarde el enfrentamiento se desplazó al patio interior del edificio.

El gobernador de California, Gavin Newsom, calificó de "horrible y descorazonador" el suceso y trasladó sus condolencias a los familiares de las víctimas. El suceso se produce después de que Estados Unidos llevará dos semanas de incidentes en distintos puntos del país. La semana pasada un hombre entró en un supermercado de Colorado y asesinó a 10 personas. Además, una semana antes, otro individuo armado atacó en tres salones de masajes asiáticos, 8 personas perdieron la vida, en Atlanta.

Los hechos ocurridos llevaron al presidente del país, Joe Biden, a pedir al legislativo una regulación que limite la tenencia de armas como rifles automáticos, una medida que es altamente improbable que sea aprobada dada la aritmética parlamentaria en el Senado.