Lo mejor del otoño te espera en Navarra

12.11.2021 | 11:36
Ruta de Gartxot, en Izalzu.

Llega el otoño, los días se acortan y se hacen más frescos, el paisaje se tiño de tonos ocres, dorados, rojos y naranjas, y los atardeceres tienen una luz muy especial. Si hay un territorio donde vivir este momento intensamente, ese es Navarra.

Empecemos por los clásicos, los hayedos en otoño. Y a la cabeza de todos los que puedes encontrar en la  Comunidad Foral, tenemos la Selva de Irati, un extenso bosque que esconde rincones preciosos y que ofrece en esta época del año toda la paleta de ocres, rojos, amarillos y naranjas posibles. Pero no es el único espacio natural
que en Navarra tiene una belleza especial en esta época. 


Vista aérea del Nacedero del Urederra. Foto: Turismo de Navarra.

Un paseo por el Nacedero del Urederra en otoño es, seguramente, una de las mejores experiencias que se pueden vivir en Navarra. A la belleza que siempre tienen sus aguas se unen la luz de la estación y los ocres que la filtran, dando lugar a momentos mágicos. Recuerda que este es un espacio protegido y debes reservar tu visita con antelación y cuidar mucho el entorno. Puedes combinar esta experiencia con otro hayedo fantástico, el hayedo encantado de Urbasa, con árboles que pueden alcanzar hasta 20 metros y que se combinan con piedras calizas dando lugar a un característico paisaje único.

Pero saliendo de los más conocidos, Navarra posee otros bosques y hayedos que se presentan increíbles en esta época del año: el bosque del Basajaun en Orreaga/Roncesvalles, Mata de Haya en Belagua, el bosque de Quinto Real, el bosque de Orgi en Ultzama o el robledal de Altsasu/Alsasua, visitar los robles monumentales de Jauntsarats, en Basaburua, o los robles milenarios de Etxarri Aranatz o en el propio Señorío de Bertiz.
Estas son algunas recomendaciones que no defraudan. 

Los bosques nos ofrecen, además, un elemento esencial del otoño en Navarra: las setas y los hongos. La riqueza micológica de esta tierra permite recoger todo tipo de ejemplares y disfrutarlas en los fogones. En la gastronomía de otoño en la Comunidad Foral no pueden faltar setas y hongos combinados con otros productos de temporada. En otoño se recoge por ejemplo el famoso pimiento del piquillo de Lodosa, o puedes tener la ocasión de probar unas deliciosas pochas de Sangüesa o unas migas en Ujué o en el valle de Roncal. Y todo ello, por supuesto, regado por los buenos vinos navarros, que en estas fechas podrás disfrutar mientras
visitas las bodegas, a pleno rendimiento en época de vendimia.


Revuelto de hongos. Foto: Turismo de Navarra.

Se trata de un momento único para el enoturismo que permite conocer al completo el trabajo de la bodega y, además, disfrutar de los viñedos que empiezan también a teñirse de rojo dejando un mosaico de paisaje espectacular. 

El cambio de color en las hojas, la aparición de setas y hongos y los primeros fuegos en las chimeneas de las casas rurales nos llenan de un calor distinto al del verano. Más confortable y hogareño. Pero ojo, que eso no significa quedarse en casa. Hay muchos planes por hacer en otoño en Navarra.

A PIE O EN BICICLETA
Ya hemos practicado senderismo, hemos saboreado la gastronomía y el vino, y vamos a hacer un poco más de ejercicio, porque las bicicletas no solo son para el verano. En otoño puedes también disfrutar con la amplia oferta de Navarra para quienes gustan de las dos ruedas a todos los niveles. En familia se pueden realizar alguna de las cinco vías verdes que se reparten por Navarra. Si tu nivel es mayor o quieres nuevos retos, puedes probar alguno de los muchos espacios BTT con los que cuenta la Comunidad o hacer preciosas rutas de carretera entre los bosques más bonitos, con puertos de reto y paisajes increíbles, o alguna ruta de las que cruzan el desierto
de las Bardenas Reales
, que en esta época del año tiene también un toque especial.


Castildetierra, en Bardenas Reales. Foto: Turismo de Navarra.

¿Quieres más? Te proponemos el plan de los planes, iniciar el Camino de Santiago. Navarra es el inicio del camino en el sentido físico, ya que la ruta más transitada comienza en Orreaga/Roncesvalles, pero también en un sentido más emocional. En las 6-7 jornadas que te costará recorrerlo podrás vivir la sensación de una ruta que dicen que te cambia la vida. Las etapas del Camino en Navarra son una prueba de lo que vendrá después: caminarás entre bosques, viñedos, pueblos y ciudades monumentales junto a otras personas de distintos países que harán de tu viaje algo único.

Comienza este otoño el Camino de Santiago por las etapas navarras, y si te gusta la experiencia, puedes continuar hasta Santiago a lo largo de todo el año que viene aprovechando que el Año Jacobeo se ha extendido hasta 2022 de manera excepcional.

¿Te quedas con ganas de más? Puedes venir en varios fines de semana, o en un puente, porque te faltará tiempo para verlo todo. Tienes que visitar lugares emblemáticos rodeados de una naturaleza poderosa como la Colegiata de Roncesvalles, el Santuario de San Miguel de Aralar, la ermita de Muskilda en Otsagabia o los monasterios de Irantzu o Leyre. Y si lo que quieres es sentirte como en un cuento, también encontrarás castillos que podrían (y de hecho lo han hecho varias veces) protagonizar una película: el Palacio Real de Olite, el Castillo de Javier o el Cerco de Artajona te harán volver a la época medieval.

Y si eres más de escapadas urbanas tienes que conocer Tudela, la capital de la Ribera y de la verdura. Te encantará recorrer su colorida plaza y sus calles llenas de arte urbano para disfrutar después de la mejor verdura de Navarra en cualquiera de sus restaurantes. Y no dejes de visitar Pamplona, con sus murallas, su catedral y sus famosas fiestas, que podrás conocer recorriendo el trazado del encierro o visitando el museo, en el que conocerás más
de estas tradiciones que rodean las fiestas de San Fermín. No dejes de disfrutar de sus pintxos y del buen ambiente que tienen sus terrazas.


Puente románico sobre el río Belagua. Foto: Turismo de Navarra.

Pero si lo que buscas es turismo rural y pueblos bonitos, no vas a tener suficiente con un fin de semana: Elizondo,
Amaiur/Maya, Lizaso, Eugi, Auritz/Burguete, Otsagabia, Aribe, Puente La Reina, Estella, San Martín de
Unx, Ujué, Gallipienzo, Viana, Olite
€ y estos solo para empezar. 

Sin embargo, lo mejor de todos los viajes es siempre lo inesperado. Perderse, conocer pueblos bonitos y gente nueva, dejar que te cuenten cómo se vive en Navarra, que te recomienden sus lugares favoritos y las historias pequeñas de su pueblo. ¡Disfruta de Navarra este otoño!

noticias de noticiasdealava