Diez cosas que (igual) no sabías de... Leticia Sabater

Leticia Sabater (Barcelona, 1966) ha conseguido dejar al espectador con la boca abierta muchas veces, y todavía sigue sorprendiendo. Canta (ejem, ejem), baila, polemiza y es la participante de cualquier 'reality' de Telecinco dedicado al morbo y a exprimir a todos los famosos 'lowcost' que se presten. El último, 'La casa fuerte'.

10.09.2020 | 22:02
Leticia Sabater.

1 - Complejos. Desde muy niña supo lo que era la crueldad infantil, cuando sus compañeros de colegio y de barrio se reían de ella por su estrabismo. Lo que está claro es que pese a ello supo hacerse un hueco y lograr la fama.

2 - Figurante. Las cámaras le atraían desde pequeña como a las moscas la miel, así que no paró hasta ponerse delante de una. Fue figurante en el 1, 2, 3 y se convirtió en azafata de la Vuelta Ciclista a España persiguiendo focos.

3 - Chica Hermida. Sus ambiciones no le permitían quedarse en azafata o en figurante, así que logró convencer a Hermida para que la convirtiera en una de sus chicas en Por la mañana. Pocos la recuerdan en esa etapa.

4 - Popularidad. Si algo le ha gustado siempre es la fama, que le llegó de la mano de un programa infantil. Lo hizo en Telecinco y fue sonado: Desayuna con alegría. Dice la leyenda urbana que los padres (varones) desayunaban encantados con sus retoños.

5- Y llegó la música. La presentadora y actriz ocasional no quería dejar ningún cabo suelto y le dio por cantar. Quedarán en la memoria de muchos títulos como La salchipapa, Polvorrón, 18 centímetro papi o Vete p'al carajo tra tra. Sin palabras.

6- Con Chabeli Iglesias. Dice que fue al colegio con los hijos del cantante y a pesar de que hay diferencia de edad (le saca seis años a Chabeli Iglesias). Asegura que todos eran normales y humildes, como ella.

7- Hermanas para esto. Tener hermanos es refrescante, pero solo a veces. Una hermana de Leticia declaró en una entrevista que nació prácticamente muerta, de ahí "las piernas torcidas y el estrabismo". Purito amor fraternal, vamos.

8- Amores imposibles. Siempre soñó con una boda de princesa y la tuvo. Se casó en 2000 con José María Fernández Mayo, comieron perdices durante un año y todo terminó como el rosario de la aurora y con divorcio. Luego llegó Roberto Corbo, duró tres meses y se largó con su dinero.

9-  Operaciones. Siempre le ha obsesionado su físico y ha querido vencer sus complejos infantiles a golpe de bisturí. Su cara es el reflejo de muchas intervenciones... y de un mal catálogo de cirugía plástica.

10- Antes muerta que sencilla. Sus looks son impactantes. Está claro que no se deja aconsejar en cuestión de estilismo y que va por libre, muy por libre. Lo suyo es pura provocación y está encantada de haberse conocido.