María Pujalte: "Que le digan a un actor que es versátil es un piropo"

Lleva más treinta años en la profesión y es muy conocida. su primera gran oportunidad le llegó con 'Periodistas'. Después fue el turno de 'Los misterios de Laura', un exitazo, y ahora es profesora en 'Merlí: sapere aude' y forma parte de 'Toy boy'.

29.04.2021 | 10:00
La gallega María Pujalte es una de las actrices de referencia en el mundo de la interpretación española.

María Pujalte se adapta con profesionalidad a todas las circunstancias de sus personajes, y pasa con relativa facilidad de ser una adicta a la bebida en Merlí: sapere aude a una abogada en el oscuro mundo que narra Toy boy. Está satisfecha de que le ofrezcan trabajos muy diferentes, con los que puede mostrar su versatilidad. En su trayectoria hay dos historias que marcan una vida profesional tan conocida como reconocida: Periodistas y Los misterios de Laura.

¿Cómo ve la evolución de su personaje en Merlí, María Bolaño?
Los espectadores de Merlí han acompañado esta temporada a la Bolaño en su recuperación, en la superación de sus problemas. Mi personaje ha emprendido el camino de la sanación, dejando atrás el tema de la bebida, una adicción que la tenía presa de emociones y sentimientos contradictorios.

¿Es un momento más dulce que el de la temporada anterior?
Pienso que no, porque ella se encuentra en un momento vital muy difícil. Salir de su adicción no deja de ser un camino difícil para recorrer. El día a día le está resultando muy duro a María Bolaño.

Muchos consideran esta serie como juvenil.
Creo que no. Sapere aude es el spin off de Merlí y el recorrido hacia la madurez que hace el protagonista, Pol Rubio. Es una transición natural y vital hacia una vida que va dejando atrás la juventud y todo lo que conlleva. Aunque Pol es jovencito, tiene que caminar hacia al mundo adulto. Es una visión de lo que viven él y otros como él en el ámbito universitario, pero también están las vivencias de los profesores, de los padres de otros compañeros...

Una serie con un protagonista absoluto.
Sí, de eso no hay duda. El personaje de Pol centra las tramas, pero también es muy coral. Tienen mucha fuerza la presencia y las historias de todos los personajes que están alrededor de él.

¿En qué otras historias está usted trabajando?
Estoy en la segunda temporada de Toy boy, una serie también muy interesante, muy coral y que tiene muchos matices.

Cambia los ambientes universitarios por otros más sórdidos y mucho más oscuros.
Ja, ja, ja€ La oscuridad y la sordidez pueden estar en todos los ambientes, pero está claro que Toy boy es una serie que tiene un perfil muy diferente al de Merlí.

No es usted de las que se encasillan en personajes de características similares.
Considero un piropo eso que me dices. Que le diga alguien a un actor que es versátil es lo mejor que le puede decir, como digo, un piropo, el sueño de todos los actores. Poder hacer todo tipo de personajes sin complejos, sin dudas, es lo bueno de esta profesión. Es una profesión que me permite dar vida a muchos perfiles de mujer, y con ello aprendo personalmente muchas cosas. Es un oficio que te permite vivir, aunque sea desde fuera, drama y comedia, ser buena o mala, y a los actores nos gusta soñar que somos capaces de hacer cualquier cosa.

¿La realidad le ha permitido cumplir sus sueños?
Aunque a veces la realidad te ponga en tu sitio, no podemos perder el objetivo que nos hemos marcado. También es cierto que debes demostrar tu versatilidad. Me gusta escuchar que no me encasillo. Hacer siempre el mismo tipo de personaje sería entrar en la rutina, y no es rutina lo que esperamos los actores de nuestra profesión.

Mucha gente le sigue los pasos desde Periodistas, una serie que se convirtió en un fenómeno social.
Y tanto. Fíjate, yo terminé en la serie en 2001, luego han pasado casi veinte años. Me fui a finales de aquel año y no estuve en los trece últimos capítulos de la temporada final, así que es un honor que la gente me reconozca por un personaje que acabó hace tanto tiempo.

Aquella entrañable secretaria de redacción...
A veces me quedo confundida de que se me siga recordando en el personaje de secretaria de redacción. Sobre todo me extraña porque fue una serie muy coral, con muchos personajes entrando y saliendo. Por Periodistas han pasado grandes actores, y que se me siga recordando desde entonces me parece una maravilla. Quizá es que algo hice bien. No sé, pero me siento agradecida a una profesión que me ha dado tanto.

Es lo que tiene salir en una serie con mucha audiencia...
La televisión es un medio muy doméstico, y en aquella época había mucha menos oferta de series que ahora. No estamos viviendo los mismos tiempos. Había una barrera muy clara entre lo que suponía salir de casa para ir al cine a ver películas o ir al teatro. Si ahora, con toda la oferta que hay en televisión, se sigue recordando el personaje que hice hace más de veinte años, imagínate cómo me siento. Es un orgullo.

Otro personaje que recuerda el espectador es el que hizo en Los misterios de Laura, donde usted llevaba el peso absoluto de la serie.
En el momento en el que se hizo Los misterios de Laura fue una de las pocas series de personaje. Me dio la oportunidad de centrarme mucho en Laura. Lo tenía todo, un aspecto laboral y una parte doméstica con sus hijos y su exmarido. También tenía mucho de personaje emocional. Era una mujer que dejaba ver todo su pensamiento más íntimo.

Vamos, que le encantó ser Laura, una serie en la que el peso absoluto tenía nombre de mujer.
Algo que también es muy raro. Estamos acostumbrados a que sean los hombres quienes den nombre a las series de personaje. Los misterios de Laura tenía el pensamiento íntimo de una mujer y eso marcaba la diferencia. Era una historia blanca con un humor muy suave, una historia reposada y familiar con unos guiones muy inteligentes.

¿Cuál es su personaje en Toy boy?
Soy una abogada con un despacho en Marbella que mueve los hilos de todas esas familias poderosas que están en esa ciudad y que forman parte de un paisaje que a todos nos suena de algo. Está muy metida en el tejemaneje que se traen entre manos los ricos del lugar. Yo muevo los hilos en la oscuridad de unos negocios que€

¿No son muy limpios?
Más o menos. Pero es un personaje que me hace feliz porque es diferente a lo que ya he hecho hasta ahora.
El año pasado la pandemia se cargó las representaciones que tenía previstas de Las criadas.
La obra se ha hecho, pero sin mí. Estuve ensayando la obra, pero se cortó por el confinamiento en casa. Cuando todo se volvió a retomar y se reajustaron los calendarios, las fechas que yo tenía para otros trabajos chocaban con las de las representaciones. No podían esperar y prescindieron de mí.

Usted no es de las que abandonan el teatro, ¿tiene algún proyecto entre manos?
Dicho de ese modo parece que eres tú la que decides hacer una obra o no, y no es así. Soy una mujer con mucha suerte, pero no solemos estar en disposición de prescindir de nada.

Pero tampoco es de las actrices que aceptan cualquier historia.
La mayor parte de las cosas que me ofrecen son muy aceptables y muy de mi gusto. La gente me conoce y sabe lo que me ofrece. Y habitualmente, como le sucede a la mayoría, no estoy en disposición de negarme. Yo, lo mismo sirvo para un roto que para un descosido. Me gusta hacer teatro, hacer tele y hacer cine, no dejo de lado nada y doy gracias cada vez que me sale un trabajo.

Se ha convertido en una de esas actrices que cada vez que salen en un proyecto dices: De toda la vida.
Ja, ja, ja€ No sabes cómo me gusta que me consideren una actriz de toda la vida. Eso me da una marcha increíble. Mi oficio es así. Esto no es una carrera para velocistas, esto es una carrera para fondistas. Esto es, como decía Fernando Fernán Gómez, Un viaje a ninguna parte, es un día a día. Vales lo último que hayas hecho. Solo pensar que puedo formar parte del imaginario colectivo de mi profesión es muy grande para mí.

Si resumiéramos su carrera...
Diría que después de muchos años en ella, sigo siendo feliz, sigo siendo actriz. 


PERSONAL

Edad: 54 años.
Lugar de nacimiento: Coruña.
Formación: Se formó en el Centro Dramático Gallego en canto, interpretación y expresión corporal.
Trayectoria: Durante sus diez primeros años de profesión se dedicó en cuerpo y alma al teatro. Solo participó a modo episódico en dos series de televisión. Periodistas fue la serie que cambió su vida y Mamen el personaje que le abrió de par en par la puertas profesionales. Mónica en 7 vidas y Laura Lebrel en Los misterios de Laura son los otros papeles que la han situado en lo más alto. En Merlí: sapere aude es una profesora adicta a la bebida y en Toy boy hace de una abogada que se mueve entre los ricos de Marbella.
noticias de noticiasdealava