Petróleo y aranceles lastran a Tubacex y Tubos Reunidos

El grupo TR cierra 2019 con pérdidas de 41 millones, mientras que Tubacex reduce el beneficio un 36%

29.02.2020 | 01:35
Instalaciones de Tubos Reunidos.

GAsteiz – El grupo Tubos Reunidos concluyó 2019 con unas pérdidas de 41,5 millones de euros, cifra que supone un 20% más que en 2018. Asimismo, cerró el año con 284,4 millones de facturación, un 17% menos, y su deuda financiera neta a 31 de diciembre se situaba en 235,2 millones de euros. El grupo presentó ayer sus resultados del cuarto trimestre y del conjunto del ejercicio, y recordó que el pasado 18 de diciembre culminó el proceso de refinanciación de la deuda, que le permite "adaptar su estructura de deuda a la nueva situación de mercado surgida a partir de la imposición de aranceles en Estados Unidos".

En este sentido, la empresa destacó que de cara a 2020 los compromisos de principal e intereses se reducen a 5,5 millones, y la compañía cuenta con "flexibilidad financiera a largo plazo para adaptar su actividad a la nueva realidad de mercado". En el cuarto trimestre de 2019, Tubos Reunidos alcanzó una cifra de negocios de 72,9 millones de euros, siendo el trimestre de mayor facturación del ejercicio. Sin embargo, no ha podido continuar con la mejora progresiva de su beneficio bruto de explotación (Ebitda) debido al impacto de la valoración de inventarios en Estados Unidos que han supuesto una pérdida de 10 millones de euros en el último trimestre. Con referencia al conjunto del ejercicio, el pago por los aranceles en las ventas a Estados Unidos ha ascendido a 18 millones.

Tras recordar que la actividad de 2018 estuvo marcada por la incertidumbre generada por la previsible entrada en vigor de la sección 232 e imposición de aranceles a las importaciones de tubo sin soldadura a Estados Unidos, la compañía señala que a partir de la aplicación el 1 de junio de 2018 de esas medidas arancelarias ha tenido que hacer frente a una tarifa del 25%.

En cuanto a Tubacex, la otra gran empresa vasca del sector, logró en 2019 un beneficio de 11,1 millones, un 35,9% menos que en el ejercicio anterior. El resultado bruto de explotación (ebitda) fue el pasado año de 67,1 millones de euros, un 3,6% menos que en 2018.

El consejero delegado, Jesús Esmorís, afirmó que pese a la "larga crisis" la compañía no ha parado sus inversiones, como la construcción de una nueva fábrica en Durant (EEUU) cuya puesta en marcha tuvo lugar en diciembre. En cuanto a las perspectivas para este 2020, Tubacex anticipa una "mejora gradual del mercado", lo que unido a la "adjudicación de importantes pedidos que se espera en el corto plazo" permitirá cerrar el año con "una cifra récord de captación".