Oier Lazkanociclista vitoriano del caja Rural

“Lo importante es alcanzar cuanto antes el nivel de exigencia del World Tour para poder ser útil”

23.10.2021 | 01:35
“Lo importante es alcanzar cuanto antes el nivel de exigencia del World Tour para poder ser útil”

Oier Lazkano cumplirá su sueño de militar en un equipo World Tour. Tras dos ejercicios en el Caja Rural, el corredor gasteiztarra ha firmado por tres años con el Movistar.

Vitoria – Oier Lazkano (7 de noviembre de 1999) mira con ilusión su paso al conjunto telefónico a partir de 2022. El alavés, consciente de que aún es joven y debe madurar en la categoría, asume cuál será su rol en este primer año: "Me tocará trabajar".

¿Qué balance hace de la presente temporada?

–Al final no ha ido todo lo bien que podía haber ido, ya que estuve un par de meses lesionado. Pero le conseguí dar la vuelta y creo que los últimos meses fueron buenos. Las clásicas, San Sebastián, Vuelta a Burgos... En todas las carreras que disputé antes de la Vuelta me encontré a gusto.

¿Totalmente asimilado ya a estas alturas su fichaje por un grande como el Movistar?

–Asimilado sí. No ha empezado aún el año y soy consciente de que es un paso grande y tendré que seguir trabajando.

¿Le sorprendió la llamada de los de Unzue?

–Hombre, tener la posibilidad de pasar a un equipo de World Tour es el objetivo de todo ciclista, así que la verdad es que estoy muy contento.

En dos años en categoría profesional ya se ha hecho un hueco en un equipo World Tour. ¿Confiaba en llegar tan rápido?

–La verdad es que no tenía tampoco prisa este año y no habría pasado nada si me hubiera quedado otra temporada más en el Caja Rural. Si hubiera tenido que seguir, no habría pasado nada. No hubiese supuesto para mí problema alguno. Estaba muy a gusto en el equipo, teníamos muy buena unión entre todos, pero se ha dado así y muy contento por ello, ya que es el objetivo de todos tener hueco en un equipo World Tour.

Y ahora, ¿cree que cambiará mucho su papel respecto al que desempeñaba en el Caja Rural?

–De momento, mi papel este primer año va a ser ayudar al equipo, trabajar por el equipo y adaptarme a la categoría. Eso es lo principal. Luego lo que tenga que venir vendrá.

¿Hay nervios ante los cambios que vendrán en el futuro o lleva bien la nueva responsabilidad y las exigencias que le imponga su nuevo equipo?

–No, no. Hay que trabajar, hay que dar los pasos que hay que dar, pero nervios ninguno.

Al menos, se va a sentir muy arropado con corredores vascos tras la llegada el próximo curso de Gorka Izagirre, Álex Aranburu y Óscar Rodríguez, más la continuidad de Imanol Erviti e Iñigo Elosegi. ¿Ayudará a su integración este hecho?

–Sí. Al final es un equipo de casa y está claro que cuanto haya más gente de la zona va a ser mucho mejor. Es más fácil. Desaparece una barrera idiomática también. No es lo mismo irte a un equipo español que a otro a Francia por ejemplo. Esto también hace las cosas más fáciles.

Además, ha firmado por tres temporadas, lo que da cierta tranquilidad para ir creciendo y madurando poco a poco. ¿Lo ve así?

–Sí, sí, sí. Eso está claro. Tres años dan para mucho, pero también pasan muy rápido. Así que tampoco hay que dormirse en los laureles. Hay que dar los pasos poco a poco, bien dados, sin tropezarse. Lo importante es adaptarse lo más rápido posible.

¿Le ha dicho el equipo lo que espera de usted?

–Todavía es pronto. La semana que viene tendremos concentración y ya se irá viendo algo.

Y, ¿qué espera Oier Lazkano aportar al Movistar en su primera temporada?

–Mi objetivo este primer año es adaptarme lo más rápido posible a la categoría. Cuanto antes se haga eso, antes se puede ayudar de verdad. Lo importante es alcanzar cuanto antes el nivel de exigencia del World Tour para poder ser útil, ya que es otro nivel más.

En los últimos años, la escuadra navarra ha estado salpicada por numerosas polémicas, la última la de 'Supermán' López. ¿Confía en poder vivir un año tranquilo en este sentido?

–Je, je, je. Malo sería ir a un sitio y ver que no hay buen ambiente y que se está mal con la gente. De todos modos, el año pasado salvo el episodio de Supermán y esos dos días concretos, tampoco es que se diera mucho que hablar en asuntos extradeportivos. Ese caso fue algo aislado.

¿Cómo valora el hecho de que una provincia tan pequeña como Álava cuente con ocho ciclistas profesionales?

–Es fruto del trabajo de la cantera y de toda la afición que hay aquí. De la amplitud sale siempre alguien que pueda representar al territorio en profesionales. Toda la afición que hay por este deporte ayuda a conseguir estos resultados.

¿Es un indicio de buena salud de este deporte en el territorio o se trata de algo puntual y sorprendente?

–Espero que no sea algo puntual y que vaya a mejor.

"No tenía tampoco prisa este año y no habría pasado nada si me hubiera quedado otra temporada más en el Caja Rural"

"Malo sería ir a un sitio y ver que no hay buen ambiente y que se está mal con la gente; lo de 'Supermán' del año pasado fue algo aislado"

noticias de noticiasdealava