EUROLIGA

El Real Madrid se abona a la épica y fuerza el quinto partido

Euroliga los de pablo laso derrotan al Anadolu Efes y devuelven la serie a Estambul donde el próximo martes se jugará el quinto partido

30.04.2021 | 00:38
El exbaskonista, Shane Larkin, intenta encestar ante Alex Tyus. Foto: Efe

Real Madrid82

Efes76

REAL MADRID Alocén (3), Carrol (20), Abalde (7), Tyus (7) y Garuba (24) -quinteto titular- Causeur, Rudy Fernández (8), Llull (8), Laprovittola, Taylor, Thompkins (5) y Reyes.

ANADOLU EFES Beaubois (23), Sanli, Moerman, Micic (9) y Simon (6) -quinteto titular- Larkin (22), Anderson (3), Dunston (8) y Singleton (5).

Parciales 19-13; 17-34; 21-19; 25-10.

Árbitros Sreten Radovic (CRO), Olegs Latisevs (LET) y Milan Nedovic (SLO). Sin eliminados.

Pabellón Wizink Center.

madrid – El Real Madrid volvió a sacar su casta de campeón, con un Usman Garuba excepcional, para derrotar al Anadolu Efes y devolver la serie a Estambul donde el próximo martes se jugará el quinto y definitivo partido del playoff de la Euroliga.

En un partido loco en el que el Real Madrid comenzó ganando por 17-0, y que dominó el Anadolu Efes hasta el último cuarto, en el que el equipo de Pablo Laso ganó por 25-10, los jugadores madridistas volvieron a dar una lección de pundonor, ganas, lucha, corazón y fe.

La victoria del Real Madrid del pasado martes le hizo más daño al Anadolu Efes de lo que se podía pensar. Con el mismo planteamiento en defensa, zona 1-2-2 que transmutaba a individual, y otra vez sin Walter Tavares, el equipo turco se cortocircuitó, con lo que el Rwal Madrid puso el marcador en ¡17-0! a los 4.30 minutos de partido.

Ni Shane Larkin, ni Vasilije Micic, ni Rodrigue Beaubois, nadie parecía poder romper el maleficio que pesaba sobre ellos. Fue Krunoslav Simon el encargado con un triple y a partir de ahí las tornas cambiaron por completo. En el Anadolu se hizo la luz, de la mano de Larkin y de Beaubois, y en el Madrid la oscuridad más absoluta.

El primer cuarto finalizó con 19-13. El problema vino después. Larkin y Beaubois, con sendos triples, empataron el marcador 19-19, en el primer minuto del segundo acto.

Beaubois se convirtió en una auténtica pesadilla para el Madrid, con 5 triples sin fallo y 19 puntos al descanso. Larkin arrimó 10 puntos más. A todo esto, el Real Madrid no se arrugó, intentó mantener su nivel defensivo y ser más efectivo en ataque.

Tras el 17-0 inicial, el Anadolu fue el de los dos primeros partidos, dominador y casi imparable y el Madrid, también, con problemas para anotar y sin encontrar soluciones.

En los primeros minutos, Real Madrid y Anadolu intercambiaron canastas, cara a cara, con Garuba y Carroll especialmente incisivos de cara al aro.

El Real Madrid sacó su casta de campeón mientras pudo, al tiempo que Beaubois y Larkin siguieron a lo suyo, con el Anadolu haciendo grandes defensas.

Con todo, el parcial del tercer cuarto fue favorable para el Madrid, que se zafó de esa sensación de superioridad absoluta del Anadolu.

En los últimos diez minutos, un Real Madrid al límite de fuerzas y de efectivos, porque Trey Thompkins se retiró también con molestias en la rodilla izquierda, intentó contrarrestar la superioridad del Anadolu, de efectivos, de fuerzas, de juego y de puntería.

Con un Garuba derrochando las fuerzas que ya casi no tenía el Madrid. Un triple de Alberto Abalde le dio ventaja al Madrid.

Llull y Larkin fallaron lanzamientos triples y desde el tiro de personal Rudy, Larkin, Llull y Garuba pusieron el definitivo 78-76.

El Madrid sacó su casta de campeón y se ganó el derecho de defender su suerte en un quinto partido en Estambul el próximo martes.

noticias de noticiasdealava