Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres

Por un baloncesto sin acoso

El Kutxabank Araski abandera la pelea contra el acoso sexual en el deporte con protocolos de prevención impulsados por la Diputación

25.11.2020 | 00:46
La presidenta, con la agenda contra el acoso. Foto: J. Muñoz

Si hay un equipo femenino influyente en el territorio alavés, ese es el Kutxabank Araski. El conjunto de baloncesto que actualmente milita en la Liga Femenina Endesa cuenta con una gran masa social y una estructura de cantera en la que integra a alrededor de 300 jugadoras y niñas.

El club es consciente de que ello conlleva una gran responsabilidad y por ello, entre otras acciones, en 2017 decidió desarrollar un protocolo de actuación frente a la violencia sexual con el apoyo de la Diputación Foral de Álava, convirtiéndose en el primer equipo de la provincia en llevar a cabo un proyecto de este tipo para combatir y prevenir el acoso sexual.

Desde entonces, el Kutxabank Araski ha trabajado codo con codo con la doctora en psicología y experta en igualdad de mujeres y hombres Ainhoa Azurmendi, que ayudó a redactar el protocolo y se encarga también de impartir las sesiones de sensibilización a las jugadoras. "Lo primero que hicimos fue terminar el protocolo y a partir de la temporada 2018-19 lo hemos puesto en práctica mediante distintas actividades.
 



La temporada pasada, por ejemplo, organizamos un fin de semana de convivencia", explica la presidenta del club, Iratxe Rodríguez. Las charlas de sensibilización se imparten por tramos de edad, ya que las situaciones a las que se enfrentan las niñas son muy diferentes. "Con las de ocho años tenemos que trabajar más su relación con el entrenador, mientras que con las de catorce empiezan a surgir problemas vinculados a las redes sociales", según Rodríguez.

 

Límites claros El protocolo de actuación contra el acoso sexual, que estuvo terminado a finales de 2017, llega a todos los miembros del club, tanto técnicos como jugadoras, y todos se rigen por su normativa. Quienes se incorporan al club también reciben el texto. "El siguiente paso es que también llegue a los padres de las jugadoras", cuenta la presidenta.

En el texto se establecen una serie de instrucciones de conducta que deben cumplir todas las personas pertenecientes a la entidad y se expone una lista de situaciones, actitudes y comportamientos inaceptables y, por lo tanto, prohibidos. Algunos de ellos se refieren a la invasión de la privacidad de las jugadoras y niñas, como puede ser invitarlas a casa, realizar llamadas de teléfono de manera continua, compartir habitación en los viajes o entrar en el vestuario sin pedir permiso.

También se censuran expresiones y comentarios que implican acoso sexista o sexual como pueden ser bromas que ridiculicen a las mujeres, expresiones de naturaleza sexual y opiniones homófobas. Lo mismo ocurre con los gestos y actos de naturaleza sexual como miradas lascivas, silbidos o la muestra de imágenes pornográficas. Por último, quedan prohibidos comportamientos peligrosos que impliquen contacto corporal como los pellizcos y cachetes, excesivo acercamiento corporal y, como no podía ser de otra manera, actos sexuales no consentidos.

Todas estas conductas son castigadas con medidas proporcionales a la gravedad de la situación. Para que se sancionen adecuadamente, las jugadoras que sean víctima de acoso sexual o conozcan algún caso dentro del club deberán acudir a la entrenadora del primer equipo, Madelén Urieta, o su ayudante Joseba Redondo, los dos coordinadores del club.




Las faltas se dividen en muy graves, graves y leves, considerándose muy grave, por ejemplo, perseguir a aquellas personas que denuncien, atestigüen o ayuden a investigar conductas de abuso sexual. Además, el castigo será aún mayor si el agresor saca beneficio de su superioridad jerárquica, mientras que se considerará un atenuante confesar o colaborar para reparar el daño causado.

 

Campaña de sensibilización El compromiso del Kutxabank Araski con la lucha por erradicar el acoso sexual no se limita a sancionar las actitudes inaceptables e impartir charlas, el club busca provocar cambios mediante otras campañas más vistosas y asumibles por las jugadoras. Dos de ellas, en las que el club ha puesto mucha ilusión, verán la luz a lo largo de estos días con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Por un lado, el club ha preparado un vídeo de dos minutos para concienciar sobre el acoso sexual en el deporte. En él, se muestran dos situaciones de riesgo que las niñas pueden no percibir como tal y se explica cuál es la manera ideal de actuar. "Existen algunos actos a los que no damos importancia pero pueden resultar en situaciones indeseables", explica Rodríguez.


 



Por ejemplo, se explica que el vestuario es un espacio íntimo y las jugadoras no deberían sacarse fotos, estén vestidas o no. Tampoco es buena idea que el entrenador se encargue de llevar a las jugadoras a casa y, en caso de hacerlo, los padres deben ser conscientes de ello y la jugadora debe ir acompañada de otra persona más. El vídeo cuenta además con versiones más cortas para que se pueda difundir con mayor facilidad y se mostrará en el videomarcador durante los partidos.

Para las más jóvenes, el club también ha diseñado una agenda anual para el año 2021, en la que Lucía, una muñeca dibujada por una niña, es protagonista. La ilustración de Lucía aparece a lo largo de la agenda acompañada de doce mensajes para sensibilizar a las jugadoras.

Mensajes como "no hagas burlas o chistes que ridiculicen a las mujeres" o "no me invites a tu casa, ni me vengas a buscar a casa o al colegio", que sirven para que las niñas puedan identificar situaciones de peligro. "Nos encantaría poder entregar la agenda en los entrenamientos y celebrarlo, pero con la situación de emergencia actual habrá que hacerlo poco a poco", lamenta la presidenta.

El 25 de noviembre es una fecha marcada, literalmente, en la agenda del conjunto gasteiztarra, y las reivindicaciones de este año culminarán en el próximo partido del primer equipo, el viernes a las 18.30 horas, en el que las jugadoras se situarán en el centro de la cancha y exhibirán una pancarta censurando la violencia contra la mujer. Aún queda mucho camino por recorrer, pero el Kutxabank Araski ya ha dado un primer paso que espera que otro clubes alaveses den próximamente.

"El objetivo es que ellas tengan herramientas para defenderse, animo a otros clubes a que se sumen también"
"Hay algunos actos a los que no se da relevancia pero que pueden ser muy perjudiciales"
Iratxe Rodríguez. Presidenta del Kutxabank Araski