Luismi Corres Presidente de la Federación Alavesa de Baloncesto

"El riesgo cero no existe, pero trabajamos para que vuelva el baloncesto local"

La Federación Alavesa, liderada por Corres, ha diseñado un protocolo claro y riguroso para que el baloncesto federado no se paralice esta temporada

19.08.2020 | 23:07
Luismi Corres, presidente de la Federación Alavesa de Baloncesto

Vitoria – Si existe incertidumbre acerca del inicio de la temporada de conjuntos de primera línea a nivel estatal como Baskonia y Kutxabank Araski, el baloncesto federado alavés, que cuenta con muchos menos recursos, está viviendo un momento complicado y son muchas las dudas que surgen a deportistas y clubes. La Federación Vasca de Baloncesto ha publicado ya un protocolo para el regreso a la práctica del deporte, un primer paso, que, no obstante, no responde a todas las preguntas. Por ello, DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA ha hablado con Luismi Corres, presidente de la Federación Alavesa de Baloncesto, para esclarecer la situación actual del baloncesto local.

¿Cómo está afrontando la Federación la vorágine que ha causado la pandemia?

–Las decisiones más importantes, como dar por finalizada la temporada pasada o que no hubiera ascensos ni descensos, las está tomando el propio baloncesto alavés, mediante encuestas que hemos ido realizando. Trabajamos más que nunca, y eso que estamos inmersos en proceso electoral por ser año olímpico. No es el escenario ideal para nosotros, pero ahora precisamente es cuando toca tirar del carro en vez de dejarlo porque vienen tiempos difíciles.

¿Cómo va a ser el regreso del baloncesto alavés?

–Estamos trabajando en la elaboración de protocolos que sean sencillos y comprensibles para clubes, jugadores, árbitros y personal. Cada equipo deberá inscribir un responsable que se encargue de velar por que se respeten las medidas sanitarias. Los jugadores deberán cambiarse los zapatos de calle por los de jugar al entrar en el pabellón y seguramente tengan que ducharse en casa. El material se desinfectará cada poco tiempo, deberán limpiarse las manos cada vez que entren y salgan de pista y todos deberán llevar mascarilla, incluidos entrenadores y aficionados, excepto los diez jugadores en cancha y el árbitro.

¿Significa eso que habrá público?

–Las autoridades nos marcan que estos eventos se pueden celebrar con público siempre que haya un aforo limitado y se respeten las distancias de seguridad. En pabellones privados en los que haya una persona responsable de que se cumpla con el aforo y las normas podrá entrar público, aunque en el caso de canchas públicas como Lakua o Ibaiondo, en las que no se puede controlar, tendrá que jugarse a puerta cerrada.

¿Cuándo arrancará la temporada?

–Hemos estado toda la cuarentena trabajando en distintos escenarios y podemos garantizar que incluso si empieza la temporada en enero los clubes podrán disputar una competición digna de 26 jornadas, terminando a finales de junio o principios de julio. Sin embargo, ahora mismo la fecha fijada para el arranque es el 17 de octubre, que sería lo ideal.

¿Y los entrenamientos?

–No lo sabemos todavía. Nosotros elaboramos un protocolo de actuación pero al final es la Diputación de Álava y los ayuntamientos propietarios de las instalaciones deportivas los que tienen que dar el visto bueno. Cuando elaboramos los protocolos no pensábamos que volveríamos a estar en alarma sanitaria en Euskadi. Que regresemos antes o después será un reflejo de la evolución de la pandemia. Si los entrenamientos empiezan pronto querrá decir que las cosas se están haciendo bien y los casos descienden.

¿Qué hay del baloncesto escolar?

–Eso dependerá de los colegios y la Diputación. Tendrá que haber un padre, por ejemplo, encargado de que se cumplan todas las medidas sanitarias, la Federación Alavesa no puede estar pendiente de eso. Nosotros intentaremos que el deporte federado empiece, lo que implica a cadetes, júnior, sénior y competiciones de la Federación Vasca.

¿Cómo les va a afectar la pandemia económicamente?

–Está claro que va a haber un bajón, pero nosotros vamos a hacer un esfuerzo y vamos a invertir el doble que en temporadas anteriores en subvencionar las inscripciones, en concreto el 32% de la cuota. Vamos a tener pérdidas los próximos años, pero lo compensaremos con el balance positivo de cursos anteriores, tenemos margen. Lo importante es que el baloncesto alavés pueda seguir funcionando.

¿Va a descender el número de inscripciones?

–No lo sabremos hasta que se cierre el plazo en septiembre. Quiero pensar que se mantendrán o bajarán poco respecto al año pasado. A principios de septiembre vamos a iniciar una campaña para explicar a los equipos el protocolo y animarles a que se inscriban.

¿Qué mensaje mandaría a aquellos padres y jugadores que dudan si realizar la inscripción o no?

–El riesgo cero no existe, pero estamos trabajando para que la gente vuelva a la práctica del deporte, porque el deporte es salud y en la salud está el bienestar, tanto mental como físico. Hemos comprobado cómo muchas personas han tenido bajones tremendos por estar encerradas en casa. También me gustaría hacer una llamada a la responsabilidad de todos, tanto en la práctica del deporte como en la vida diaria. Al final, por mucho que trabajemos en protocolos y medidas sanitarias, si la sociedad no es responsable, el esfuerzo es en vano.