El Alavés afronta la reválida ante el líder Atlético de Madrid

El Alavés aguarda, pendiente de si la evolución del temporal permite jugar el partido, la visita de un Atlético que le exigirá una notable mejoría para poder puntuar

02.01.2021 | 23:30
Así estaba en la mañana de ayer el césped de Mendizorroza antes de que los operarios del Alavés terminaran de retirar la nieve caída. Foto: Alavés

Desde el 14 de diciembre de 2002. El Atlético de Madrid no es precisamente un visitante amable para el Deportivo Alavés, ya que acostumbra a traducir sus pasos por Mendizorroza en victorias. Así ha sucedido en los dieciocho últimos años. En concreto desde el 14 de diciembre de 2002. Entonces, 'El Glorioso' se impuso 2-0 con goles de Rubén Navarro e Ilie, aunque la victoria no evitó el posterior descenso albiazul a Segunda División a la conclusión de la temporada. Desde entonces la escuadra rojiblanca ha visitado en cinco ocasiones el coliseo del Paseo de Cervantes sin que el cuadro local pudiese rescatar ni un solo punto.

Dieciocho años de derrotas

Racha Negativa

Vitoria – A las doce de la noche del pasado jueves por fin cayó la última hoja del calendario de 2020 dando paso a las esperanzas de millones de personas de que el recién estrenado 2021 permita dejar atrás el negro que ha teñido los últimos meses. Un deseo colectivo que también traslada en primera persona el Deportivo Alavés. Sin entrar en las dolorosas consecuencias de la pandemia, la vertiente estrictamente deportiva empuja al combinado albiazul a tratar de cerrar cuanto antes la etapa pasada y dar un paso adelante para que la nueva que se abre esta tarde sea significativamente mejor. Porque lo cierto es que el derbi ante Osasuna que bajó el telón del año se convirtió en una importante decepción para un Glorioso que como consecuencia afronta hoy una complicada reválida ante el líder.

En Pamplona el combinado de Pablo Machín dejó escapar una victoria que se le puso al alcance de la mano desde los primeros instantes y, lo que es más preocupante aún, ofreció una imagen que dista bastante de la deseada. Pese a su superioridad numérica fue incapaz de generar el más mínimo peligro y al final terminó dando por bueno el empate. Ese tono gris –demasiado habitual por otra parte desde hace meses– sin duda le condenaría esta tarde ante un Atlético de Madrid lanzado que no acostumbra a hacer prisioneros y castiga con sangre cada mínimo error de sus oponentes.

Por ello, el Alavés está obligado a dar un paso adelante en sus prestaciones si desea tener opciones por lo menos de competir con el cuadro rojiblanco. Hacerlo supondría, además, arrancar este nuevo año con otras sensaciones completamente diferentes y colocar la primera piedra para costruir un futuro más tranquilo. En lo que va de curso el conjunto del Paseo de Cervantes ha demostrado que es capaz de plantar cara a adversarios muy superiores en teoría (Real Madrid, Barcelona o Real Sociedad, por ejemplo) y es precisamente en esos espejos en los que debe mirarse para mantener el tono contra el Atlético de Madrid.

Claro que la entidad de su oponente no es la única preocupación del Deportivo Alavés en estos momentos. Otra, sobre la que tiene escaso margen de maniobra, es la climatología. El temporal de nieve que afecta a Álava provocó ayer que Mendizorroza se despertase con un tupido manto de nieve sobre el césped y la evolución de este fenómeno centra la atención de ambos contendientes. Porque en función de lo que suceda en las horas previas al inicio del partido, la contienda podría correr serio peligro de tener que suspenderse.

Durante la jornada de ayer el Alavés se esforzó por retirar del terreno de juego toda la nieve caída y los responsables de la entidad del Paseo de Cervantes confían en que el duelo se pueda disputar sin contratiempos pero todo dependerá de si el temporal arrecia o las bajas temperaturas dejan el césped impracticable. Será, en cualquier, el colegiado alicantino Juan Martínez Munuera quien tome la decisión definitiva sobre el choque minutos antes de la hora prevista para su comienzo.

En el terreno estrictamente deportivo, El Glorioso afronta la cita con la importante baja de Tomás Pina por sanción. Una ausencia que obligará a Pablo Machín a retocar el once inicial y que previsiblemente será cubierta por el capitán Manu García. No será probablemente el único cambio que introduzca el soriano. Tras la mala imagen ofrecida en Pamplona, todo apunta a que levantará el castigo a Jota Peleteiro y Lucas Pérez –suplentes en las dos últimas jornadas– y les devolverá la titularidad.

Por lo que respecta al Atlético, Vrsaljko ocupará el puesto del sancionado Savic y la sorpresa será la más que previsible suplencia de Joao Felix, al que Simeone reservará para el segundo período.