Estrasburgo dará prioridad a las demandas sobre la pandemia

El TEDH ha recibido más de 300 por sanciones atribuidas a la movilidad y al confinamiento

29.01.2021 | 00:12

Estrasburgo – El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha recibido en los últimos meses cientos de demandas sobre la gestión de la pandemia por parte de algunos gobiernos que serán tratadas con prioridad, anunció ayer su presidente, el juez islandés Robert Spano.

"No es aceptable que el tribunal emplee mucho tiempo en adoptar decisiones sobre casos primordiales", afirmó Spano, y añadió: "Los estudiaremos de manera rápida".

El juez aseguró que se habían recibido unas 300 demandas de aplicación de medidas cautelares, para poner fin a muchas detenciones por haber violado confinamientos o restricciones.

Además, 9 casos han sido comunicados a las partes para obtener más información y poder abordarlos, que afectan por ejemplo a cómo los gobiernos gestionaron la pandemia, a la prohibición de derechos fundamentales como el de manifestación o incluso "a presos que no pudieron acceder a la iglesia".

sentencias del tribunal En este sentido, en diciembre rechazó una demanda contra Francia por el "incumplimiento del Estado de sus obligaciones positivas de proteger la vida y la integridad física de las personas" ante la crisis sanitaria por la covid.

El tribunal hizo públicas las estadísticas de 2020, con 871 sentencias dictadas y relativas a los 47 Estados miembros del Consejo de Europa, 10 de las cuales fueron sobre España. De las españolas, 9 fueron condenas por vulnerar algún artículo del Convenio Europeo de Derechos Humanos –sobre todo el artículo 6, que protege el derecho a un juicio justo– y un fallo de no violación.

Spano citó las seis sentencias más importantes. Una de ellas es el fallo en el que avaló a España y corrigió la condena por la devolución en caliente en la valla de Melilla de dos inmigrantes, que entraron de forma irregular.

Preguntado por la libertad de expresión y los insultos al rey de España, Spano recordó que el TEDH sentenció en 2018 que quemar una foto del monarca "no vulnera la libertad de expresión" y que la pena de cárcel a dos catalanes en 2007 fue una "injerencia no proporcionada".