El aumento de la explosividad del volcán obliga a ampliar la evacuación a más barrios

Se ha abierto una nueva boca eruptiva en uno de los flancos del cono activo desde el domingo

23.09.2021 | 10:47

La dirección del Plan Especial de Protección Civil ante Riesgo Volcánico (Pevolca) ha comenzado a evacuar a la población que aún permanecía en los barrios de Tajuya, Tacande de Arriba y Tacande de Abajo, en La Palma, al aumentar los fenómenos explosivos en el volcán.

Hace unos minutos, esos tres barrios, los más cercanos a la erupción fuera del perímetro evacuado en días previos, había recibido una orden de confinar a la población bajo techo.

En un mensaje emitido por el 112 de Canarias, el Pevolca explica que la explosividad de la erupción que comenzó el domingo se ha intensificado, ha aumentado la expulsión de material piroclástico y es cada vez más fuerte la emisión de ceniza.

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcán) acaba de confirmar vía Twitter que se ha abierto una nueva boca eruptiva en uno de los flancos del cono activo desde el domingo.



Durante toda la mañana, se perciben en la mayor parte de la isla las explosiones que surgen del volcán y el volumen de emisión de cenizas se ha intensificado, lo que ha llevado a las aerolíneas que operaran conexiones con La Palma desde otras islas (Binter Canarias y Canaryfly) a suspender sus vuelos temporalmente.

Las cenizas del volcán de Cumbre Vieja ya han llegado a la isla de La Gomera, en forma fina, y a los municipios de Valle Gran Rey y San Sebastián de la Gomera.

Según recoge el último informe actualizado del Pevolca, la erupción continúa mostrando el mismo estilo eruptivo fisural, con mecanismo estromboliano, en una fisura en dirección noroeste-sureste, con fases intermitentes de mayor explosividad.

La columna eruptiva ya alcanza una altura de seis kilómetros sobre el nivel mar y se ha constatado que la colada principal (la más antigua) avanza a una velocidad menor a 1 metro por hora si bien ha aparecido una nueva colada que se emplaza a lo largo del flanco sur.

Esta nueva colada tiene bloques de gran tamaño que podrían asociarse al colapso parcial del centro eruptivo principal, con velocidades que fueron disminuyendo a lo largo de la jornada de este jueves desde 33 metros por hora a 12 metros por hora al final del día y continúa su ralentización.

Para las próximas horas se prevé un giro del viento a alturas comprendidas entre los 3.000 y 5.000 metros, lo que hará desplazar la nube de cenizas hacia el nordeste, evitando así afecciones a la navegación aérea.

El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de La Palma (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ha informado también de que se están cruzando los datos obtenidos del sistema satelital Copernicus con el catastro y los ayuntamientos de El Paso y Los Llanos para averiguar "la cifra exacta" de viviendas afectadas.

Según la estimación de Copernicus son 425 las edificaciones "absorbidas por la colada", pero en ese recuento, ha puntualizado el director técnico del Pevolca, se incluyen cuartos de apero o piscinas.



Respecto a la calidad del aire, el Departamento de Seguridad Nacional indica que, según los datos meteorológicos, se descarta que se produzca lluvia ácida durante las próximas 24 horas y añade que "en caso de producirse no provocaría afecciones significativas al tratarse de un evento puntual no persistente".

Para las próximas horas se prevé un giro del viento a alturas comprendidas entre los 3.000 y 5.000 metros, lo que hará desplazar la nube de cenizas hacia el nordeste, evitando así afecciones a la navegación aérea.

Por último, Morcuende ha indicado que se han reforzado los controles de acceso a las zonas de exclusión ante la constatación de que hay gente que "trata de colarse".

Eso sí, ha admitido que "hay gente que conoce los vericuetos y senderos" y "no es fácil poner controles en todos los puntos (...) Es casi imposible ponerle puertas al campo", ha cerrado.
noticias de noticiasdealava